Bienvenidos al blog

Su opinión nos importa mucho

¡Gracias por visitarnos!

domingo, 28 de noviembre de 2010

Néstor y nuestro renacimiento

Demasiado gramscianos. Para ser benévolos digamos que con los años y las derrotas muchos nos habíamos puesto demasiado gramscianos. Pero, ¿qué culpa tenía Gramsci? Nos llenábamos la boca de guerra de posiciones, pero no sólo retrocedíamos en el escenario. Día a día, íbamos para atrás en nuestros pensamientos, en nuestras ideas, en nuestras convicciones.

Algunos se refugiaban en la resistencia, como presos en un campo de concentración. Otros, que mirábamos de reojo a los que sólo resistían, hablábamos de vocación de poder, procurábamos inventarnos nichos, refugios, atajos, excusas o, en el mejor de los casos, pequeñas realidades, de cuadra, de barrio, de ciudad, de aula, huérfanas de un proyecto común. Decíamos que era mentira que habían muerto las ideologías, pero nos moríamos de miedo a que fuera cierto.

Así fue hasta que llegó él. No sé si aun nos dimos cuenta del todo. Es cierto que lo del 2001 - 2003 fue la crisis de un modelo, se sintió tocar fondo, abrió el camino a la posibilidad de un cambio. Pero los análisis estructurales se quedan sin alma si no ponemos en su justa medida lo que hacen las personas.

Si fuimos entendiendo que podíamos y debíamos cambiar en serio, fue por él.

Teníamos el miedo trepado hasta en la lógica.

Ninguno de nosotros hubiera tenido la entereza, el coraje, la visión de llevar cada pelea hasta donde él la llevó. Cuando lo conocimos ya tenía esa convicción en la mirada. "Esto termina Menem contra mí": aun recuerdo la seguridad conque nos lo dijo. Éramos compañeras y compañeros saturados de intentar sacarle premios consuelo a un peronismo que con Menem primero y con Duhalde después, más allá de diferencias coyunturales, vivía de espaldas a la militancia y a la participación, carecía de sentido estratégico o su único sentido estratégico era mantenerse en la cresta de la ola del poder formal, resignando a cada paso más y más posiciones frente al poder real de los que mandaron casi siempre en estas tierras. Sumarnos a la Corriente que lideraba Néstor Kirchner era buscar un espacio de debate, de revalorización de la política, al que no le veíamos demasiadas chances de acceso al poder, al menos en el corto plazo. Pero ese día, en la casa de Santa Cruz, nos recibió, nos oyó y dijo la frase que nos hizo salir burbujeando, algo confundidos, algo preocupados, algo ilusionados. Aun no se habían bajado Reutemann y De la Sota y él medía apenas cinco puntos en las encuestas.

Y terminó Menem contra él. Y como Menem era el país que había estallado, los convencidos, los confundidos, los desesperados y los ilusionados no tuvimos más remedio que ilusionarnos conque pudiera hacernos transitar por un camino un poco más digno que sus antecesores.

Pero él no se conformaba con eso. Nos llevaba de emoción en emoción, pero también de susto en susto. Por supuesto que nos parecía bien enfrentar al FMI, descolgar el cuadro, transformar la Corte, anular los indultos, reabrir las paritarias, derogar la BANELCO, restablecer la jubilación como un derecho, dinamitar el ALCA, hermanarnos con nuestros vecinos a partir de nuestros intereses, reducir a un dígito la desocupación. Podemos llenar páginas de ejemplos. Pero lo cierto es que en varios de esos temas, en algún punto de la confrontación, nos encontrábamos preguntándonos por las formas o temiendo que él estuviera llegando demasiado lejos. ¡Era al revés que siempre! No teníamos que empujar al líder con nuestros planteos, sino que estábamos llenos de vacilaciones y chirridos cada vez que nos planteaba un desafío nuevo. Y con esa lógica se animó a enfrentar a Duhalde o se libró de Lavagna para que quedara en claro que así como era el presidente para comandar las Fuerzas Armadas, también lo era para comandar la política y la economía. Es como dice Luppi cuando relata lo del cuadro: fue el primero que no vaciló en ejercer a pleno sus facultades constitucionales y ser presidente en serio. O como dijo Dolina: él y otro señor en 1946. Y cuando nos tocó perder, como en la 125, nuestra Cancha Rayada, caminó junto a nosotros, se bancó la adversidad y en vez de retroceder, nos mostró que podíamos y debíamos ir por más.

Creo que cada uno de esos ejemplos se sintetizan o tributan en el más profundo y valioso de los cambios: recuperar la confianza y la fe en nosotros. Si fuimos capaces de derribar muros que parecían infranqueables, si Argentina pudo volver a ser pensada como Nación soberana en la cual sus habitantes podían proponerse recuperar la esperanza de crecer y construir una vida más digna, fue posible porque ese cambio le fue ganando al temor y se fue abriendo paso en el alma de millones de compatriotas.

Néstor Kirchner tuvo una responsabilidad decisiva para que esa transformación se haya dado en cada uno de nosotros. Es el padre de este renacimiento de nuestra patria. También, del cambio que me dio vuelta la cabeza y se me metió en el corazón.

Hoy me siento más digno. Y no habrá día que no se lo agradezca.



de Alfredo Luis Fernández, el Sábado, 27 de noviembre de 2010

jueves, 25 de noviembre de 2010

EL DÍA QUE CONOCI A NESTOR KIRCHNER


Una vez, por esas casualidades de la vida, pude hablar telefónicamente con Néstor Kirchner. Quizás, porque esto se lea en un blog, puede sonar a mentira, o por lo menos, raro para el lector, pero así fue. De nuestra charla, no hay mucho para decir, un cordial saludo de ambas partes, y una frase que me marcaría. “Ya nos vamos a conocer” me dijo. Soñé por mucho tiempo con ese encuentro. Soñé por mucho tiempo con ese abrazo. La mañana del 27 de Octubre, no tiene por lo menos, explicaciones sencillas o breves. Es uno de esos días en los cuales todos recordaremos dónde estábamos, qué estábamos haciendo y cómo nos enteramos. Minutos después de conocer la noticia, mi novia me tomo de la mano y juntos fuimos a Plaza de Mayo. En silencio. Solo el llanto quebraba ese ruidoso silencio. A medida que las horas pasaban, miles y miles de personas se acercaban. ¿Cómo explicarle a quien no estuvo en esa Plaza lo que se vivió allí? ¿Cómo expresar lo que uno sentía al ver a los “viejos” hacer fuerza para quedarse un rato más, y a los nenes llorando con sus dibujos en mano? Ya por la tarde, la plaza estaba llena, y por un momento tuve un sentimiento egoísta. Me dio tanta rabia no haberlo conocido, me molesto tanto no haber podido darle un abrazo, que llore hasta más no poder. Solo quería eso. Darle un abrazo. Llore tanto, pero tanto, que al detenerme y abrir nuevamente los ojos, veía todo nublado. Fue en ese momento, mientras me refregaba los ojos, y cuando todo parecía haberse quedado en silencio, que vi, por un instante, todo de otra manera. Miré nuevamente a los viejos. Nuestros viejos. Esos viejos a los que su propio cuerpo les suplicaba volvieran a su casa, aunque su corazón les impedía irse. Esos viejos, viejos sabios, sabiduría pura de nuestra nación, corazón vivo de nuestra Argentina, no se movían, ahí estaban. Firmes. Mire a los niños, y note en su mirada, que entendían realmente lo que estaba pasando. Vi en sus ojos un fuego inmenso, un fuego que no se iba a apagar. Los vi dibujando a Néstor en el cielo, los vi llorando al lado de sus padres, y los vi escribiendo “te quiero” y “gracias”. Quizás, con las dos palabras que más nos cuesta decir, esos niños nos estaban enseñando un nuevo camino. Observé a los adultos. Estaban en silencio, caminaban y observaban. Casi no hablaban. Pero su silencio decía mucho. Sus ojos apagados, sus miradas cómplices, seguramente, un paso delante de todos. Ellos se calzaron los pantalones, pusieron la cara de piedra y a pesar de que a algunos los delataba un brillo particular en sus ojos, que imploraba por el suspiro de una lágrima, le pusieron el pecho a la situación y fueron nuestra contención. Y de golpe el silencio se rompió. Una música hermosa llenaba mis oídos, recorría mi alma y llenaba mi corazón, un corazón al que ahora le sobraba lugar. Era la juventud. Esa juventud maravillosa hacía rugir a la Plaza. Esa juventud que con sus canciones le robaba la sonrisa a algunos, y le traía recuerdos imborrables a otros. Esas canciones con las que nos juramos recorrer el país en su nombre. Esas canciones que Néstor nos incitaba a cantar. Esas canciones con las que lo seguimos a todos lados. Esas canciones que le sacaron una sonrisa e incluso, lágrimas. Esas canciones que le hacían recordar su juventud. Esas canciones que un militante, quisiera que le canten en su despedida. Entonces entendí todo. Una brisa leve me sorprendió y, me llenó de vida. Un aire de esperanza rozaba mi rostro. Un viento del sur acariciaba mi ser. Mi estado más egoísta me había llevado a encontrarme con esa verdad. Mi capricho por conocerlo me había mostrado la más pura y hermosa de las realidades. Mi sensación de alivio termino de convencerme de que finalmente, lo había logrado. Esa tarde del 27 de Octubre, Néstor me dio una última enseñanza. Esa tarde cumplió su promesa. Esa tarde, en el fuego de los niños, en la esperanza de los jóvenes, en el dolor de los adultos y en la sabiduría de los viejos, vivía Néstor Kirchner. Se había convertido en amor de su pueblo. Y lo abracé.


por Emmanuel Stasi


sábado, 20 de noviembre de 2010

La batalla en la que Álvaro Alzogaray defendió la soberanía argentina



Este artículo es un homenaje a un militar patriota y corajudo, que de joven no podía pagar la escuela de su hija mayor. En una carta dirigida a un amigo, el oficial cuenta que lleva 32 días sin un centavo en sus bolsillos y que duerme sobre la tierra, tapado con un poncho. Sin embargo, dice que está dispuesto a enfrentar “a cuanto pícaro gringo hay en el mundo”

Desde luego que no se trata el capitán-ingeniero-economista Álvaro Alsogaray, apodado El Chancho en los años 60, sino su bisabuelo. El 20 de noviembre de 1845, el Alzogaray de este relato participó como oficial de la marina argentina en un desigual combate: estuvo al mando de uno de los cañones que desde las orillas del río Paraná enfrentaron a la poderosa escuadra naval anglo-francesa en la Vuelta de Obligado. La historia registra que peleó hasta que se le acabaron las balas. Su cañón, denominado Restaurador, fue el último en dejar de disparar contra el enemigo.

“Salud y ganas de pelear”

La batalla entre los criollos y los invasores extranjeros había comenzado a las ocho y media de la mañana. El historiador José María Rosa relata: “Alsogaray es quien más ha resistido: a las cuatro de la tarde le quedaba un solo tiro y, con serenidad, cargó un cañón y disparó la última andanada”. Rosa escribe Alsogaray con la letra ese, tal como se conoce en la actualidad, pero en aquella época el apellido original era con zeta.

Hasta ese día, Álvaro José de Alzogaray era un casi desconocido oficial. Había nacido en 1811 y descendía, por el lado materno, de judíos portugueses que se radicaron en Brasil. En la familia de su madre –según la revista Nº 11 del Instituto de Ciencias Genealógicas, publicada en 1955- había “penitenciados de la nación hebrea” que se convirtieron al catolicismo. En Brasil se les conoce como “cristianos novos”; en el México virreinal, curiosamente, se les llamó “marranos”.

Alzogaray había sido ayudante del almirante Guillermo Brown durante la guerra contra el Imperio de Brasil (1825-1828). Se destacó en 1844 bajo las órdenes del marino irlandés, cuando las fuerzas patriotas tomaron Maldonado, en la Banda Oriental. El fundador de la marina de guerra argentina no hablaba castellano; el joven lugarteniente, en cambio, sabía inglés y era el encargado de traducir sus órdenes a la tripulación y la tropa.

El oficial Alzogaray no ganaba mucho y además, como estaban en guerra, cobraba su salario cuando podía. En una carta a un amigo, redactada antes del enfrentamiento en la Vuelta de Obligado, narra que lleva 32 días sin un centavo en sus bolsillos y que duerme sobre la tierra, tapado con un poncho. Pero ahí está, auténticamente al pie del cañón. “Aún hay salud y ganas de pelear a cuanto pícaro gringo hay en el mundo”, asegura. Sin embargo, le preocupa “no poder pagar la pensión de mi hija mayor en el colegio”.

El bloqueo a Buenos Aires

En 1845, el brigadier general Juan Manuel de Rosas gobierna la Confederación Argentina. La escuadra anglo-francesa, integrada por 11 buques de guerra y 40 barcos mercantes, ha invadido aguas territoriales desde principios de noviembre, con el pretexto de “atenuar” las tensiones entre Buenos Aires y Montevideo.

El verdadero objetivo de Gran Bretaña y Francia era navegar libremente por el Río de la Plata y los ramales interiores pertenecientes a su cuenca. Los invasores querían abrir una comunicación directa con Paraguay y, en el trayecto, tener acceso a los mercados de las provincias ribereñas para vender sus productos. Los dos países contaban con el visto bueno de los unitarios, enemigos a muerte de los federales encabezados por Rosas.

En 1843, Florencio Varela había solicitado, como representante de los unitarios en Europa, la intervención armada anglo-francesa. En septiembre de 1845, ambas potencias declararon el bloqueo a Buenos Aires.

Los agresores estaban secundados por una legión internacionalista al mando del italiano Giusseppe Garibaldi, quien remontó el río Uruguay y ocupó Gualeguaychú, en Entre Ríos. El general Justo José de Urquiza capturó a Garibaldi y lo hizo azotar “por actos de piratería”. El legendario soldado de fortuna, que no era cobarde, se cubrió de gloria en otras latitudes pero nunca más regresó al Río de la Plata.

Talla de valientes

Para enfrentar a los atacantes, los criollos se instalan en un paraje conocido como la Vuelta de Obligado (entre los pueblos de San Pedro y Ramallo, hoy provincia de Buenos Aires), donde el río Paraná tiene 700 metros de ancho y una curva muy marcada que dificulta la navegación a vela. El general Lucio Mansilla está al frente de los defensores. Cuentan con 30 cañones -la mayoría de bronce- de calibres 8, 10, 12 y 20, que resultan insignificantes en comparación con la artillería del enemigo: 99 cañones de calibres 24 y 80.

Falta armamento pero sobra ingenio y valentía. Mansilla ordena tender de una orilla a la otra tres gruesas cadenas montadas sobre 24 botes. La barrera está custodiada por Republicano, el único barquito de guerra nacional. En tierra, 2 mil gauchos mal armados y peor comidos constituyen la infantería y la caballería. Los de a pie permanecen cuerpo a tierra, con fusiles de escaso alcance; los montados empuñan sables y lanzas tacuaras.

La pelea dura ocho sangrientas horas. Los argentinos sufren la peor parte: 250 muertos, 400 heridos y 21 cañones destruidos. El propio general Mansilla es lesionado en el estómago por esquirlas de metralla al dirigir una de las cargas. Los atacantes incendian las lanchas que sostienen las cadenas. Cuando el capitán del Republicano ve que no puede enfrentar a las naves enemigas, ordena a su tripulación abandonar el buque y lo hace explotar en el medio del río, para dificultar el avance enemigo.

Ingleses y franceses sufren, en comparación, pocas bajas: 26 muertos y 86 heridos. Pero los daños en sus buques obligan a la escuadra a permanecer 40 días en la Vuelta de Obligado para repararlos. Su triunfo es relativo: logran pasar pero fracasan en su intento de ocupar las costas. Y los barcos mercantes no venden un solo producto.

Unidos contra la agresión extranjera

Las noticias del desigual combate se divulgan por todo el continente. Los gobiernos de Chile y Brasil, hasta entonces adversos a Juan Manuel de Rosas, manifiestan su apoyo a la Confederación Argentina. La prensa de Estados Unidos, país entonces considerado cuna de la democracia americana, elogia al caudillo federal. El general unitario Martiniano Chilavert ofrece unirse a los rosistas para combatir a “los enemigos europeos”.

Otro unitario, Rafael Hernández, hermano del autor de Martín Fierro, describe el enfrentamiento con admiración, dejando de lado intereses partidistas: “Los jefes vencedores al elevar el parte oficial a sus respectivos gobiernos, hacían elogios muy honrosos del valor y perseverancia a nuestros bravos, que morían dando vivas entusiastas a la independencia americana (…). Aquel día fue un verdadero triunfo para las armas de Buenos Aires, por el valor heroico que desplegaron nuestros guerreros, y como combate naval, es uno de los más grandes y gloriosos que se registran”.

El historiador Ernesto Palacio afirma: “Todas las provincias, con sus gobernadores y legisladores, se pronunciaron contra la agresión y ofrecieron sus contingentes para resistir. El glorioso general San Martín escribía desde su retiro poniendo su espada y su persona al servicio de la nación y felicitaba al gobernador de Buenos Aires como defensor de la Independencia Americana” (Historia de la Argentina - 1515-1943, editorial A. Peña Lillo).

Un año después del heroico combate de la Vuelta de Obligado, Alzogaray sigue dando qué hablar. El 19 de noviembre de 1846, recupera -al abordaje, espada en mano y en lucha cuerpo a cuerpo- la goleta Federal, capturada por las fuerzas anglo-francesas y que navegaba por el Paraná con la bandera británica.

El conflicto causa grandes pérdidas comerciales a las dos potencias europeas, que deciden iniciar negociaciones de paz en forma separada. Inglaterra firma un tratado el 24 de noviembre de 1849 y Francia el 31 de agosto del año siguiente.

Una revancha al revés... y con faldas

Rosas fue derrocado por Urquiza en 1850 y partió hacia Inglaterra, donde murió en el exilio. A pesar de su honorable foja de servicios, Alzogaray cayó en desgracia. Las nuevas autoridades lo enviaron lejos del mar, del puente de mando y de la tropa: terminó en tierra firme, como jefe de correos en Santa Fe. Tiempo después, fue editor del Diario de Operaciones de la Guerra del Brasil.

Álvaro José de Alzogaray falleció el 31 de julio 1879, con el grado de coronel de marina. Ya no era rosista, sino partidario de Bartolomé Mitre. Se había unido a la logia masónica de San Juan de la Fe, en la ciudad entrerriana de Paraná, donde la solidaridad de sus hermanos lo rescató del injusto ostracismo.

Un siglo y medio después, una de sus descendientes, llamada María Julia -hija del insólito ex capitán-ingeniero devenido en economista- “se iba a tomar desquite con la misma fiereza que él peleaba por la pensión que no podía pagar”, afirma Roberto Young en el ensayo Las Rotas Cadenas, publicado en 1993 con el seudónimo de “Santiago Sánchez”. “Su bisabuelo defendió el país a sangre y fuego; ella lo entregó atado de pies y manos. Hizo un paquete con Aerolíneas, ENTel, Somisa y Gas del Estado, y los pícaros gringos no tuvieron inconveniente en aceptar el regalo, seguramente como reparación por las afrentas recibidas en Obligado”.

La ley Nº 20.770 estableció el 20 de noviembre como Día de la Soberanía. No obstante, los historiadores oficiales -reacios a la controvertida figura de Rosas- continúan minimizando hasta el día de hoy el combate de la Vuelta de Obligado. Quizá dentro de cien años elogien a la irreductible María Julia y a su tenaz combate contra los recursos naturales, las empresas nacionales y los trabajadores argentinos.

© Roberto Copyright © 2003 Movimiento Bambú

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Algo esta pasando




Algo está pasando. Hechos, situaciones, gestos, mujeres y hombres que no están en la tapa de los diarios, ni forman parte de los noticieros y programas de televisión emergen en la calle, se movilizan espontáneamente.

Decíamos en el año 2007 que en el país existía un sector social muy importante que parecía mudo, que no encontraba formas de expresión pública y que se había manifestado silenciosamente en las elecciones donde triunfó Cristina Kirchner.

Es necesario reconocer los cambios de escenarios suscitados desde aquella fecha al presente: conflicto con las patronales del campo, y derrota electoral del año 2009 entre otros ingredientes. También allí la ley de servicios de comunicación audiovisual, la de matrimonio igualitario, la asignación universal por hijo, el fútbol para todos, la posición frente a la crisis financiera internacional, entre muchas otras medidas y actitudes.

Este año, sin embargo, hubo dos hechos sobre los cuales hay un antes y un después. Los festejos del Bicentenario y la movilización popular frente a la muerte de Néstor Kirchner.

Salvando las distancias entre una situación y la otra; podemos encontrar más de un punto de coincidencia.

Quizás lo profundo del tema del Bicentenario es que el relato que propusiera la presidencia de la Nación, fue respetado, compartido y asumido por la gente. Desde la emoción ante la escenificación de las Madres de Plaza de Mayo, hasta el reencuentro con las Fuerzas Armadas en el desfile.

El kirchnerismo está lleno de simbologías – acordando con Eduardo Aliverti – pero que se levantan frente a lecturas y reconstrucciones de la derecha liberal y de los sectores de poder, históricos y estructurales de nuestro país; es decir símbolos cargados de ideología, lo cual los hace estrictamente peligrosos pues, entre otras cosas, interpela al ciudadano común a reflexionar, analizar y revisar sus propios modelos y concepciones. La contracara de los 90.

Medidas de gestión inéditas, cambio de escenarios y nuevas exteriorizaciones de por sí ya cuestionadoras, pero a las cuales se le agrega la aparición de un sujeto social distinto, que las enmarca y le da contenido.

En primer lugar no es un problema sólo de edades, sino primariamente de cómo está decodificando, y valorizando un sector muy amplio de la sociedad argentina, los cambios, las acciones de gobierno, las actitudes de la oposición, en definitiva, el mundo de lo político.

Sandra Russo, en 678, al analizar la irrupción de la gente en Plaza de Mayo para despedir a Néstor Kirchner decía, casi textualmente: “…nosotros sabíamos que esa gente existía…” Pues una de las preguntas que deviene es: ¿qué sabemos sobre lo que sabemos?”

Y allí aparecen particularmente los jóvenes que como también advirtiera Eduardo, a diferencia de la generación de los 70 que luchaban para “acceder al gobierno y tomar el poder”; ahora ellos “llegan” con las medidas lanzadas o efectivizadas y asumen posiciones sobre lo concreto y no con respecto a lo ideal.

Hay pibes peronistas y a quienes no lo son pero no lo estigmatizan, hay una lectura que va más allá del “hecho maldito del país burgués”; hay chicas y chicos estudiantes, y laburantes, pero que no sólo son transgresores por ser un componente inherente a su edad, sino que tienen sobre la impunidad, la justicia, los derechos humanos, la sexualidad, la comunicación, la riqueza y el poder, otras valoraciones. Están manifestando la necesidad de otra ética y diferentes construcciones sociales. Frente a aquellos que se asustan y despotrican sobre “las formas” del gobierno, ellos plantean otra visión frente a esas críticas; y por sobre todo, reconocen su “lugar en el mundo” en Latinoamérica y no en Europa o Estados Unidos.

La juventud se está manifestando y es muy probable que ahora comience un proceso más intenso en su organización y formación; esto tendrá también su impacto fuera y dentro del kirchnerismo: esa juventud no se va a bancar, no sólo que las conquistas se bajen, sino que demanda profundizar lo realizado. Interesante debate a futuro, pero de un futuro no muy lejano.

Hay también un aprendizaje de los más viejos. Ya no los une tanto el espanto de lo que hay enfrente, sino que están recuperando la mística y la integralidad de la palabra “militancia”. La gente se manifiesta, y lo hace unida; pretende democracia y mayor participación; quiere una mejor distribución de la inmensa riqueza que este modelo sigue produciendo. Ya son miles los que creen que este país vale la pena y que además la alegría debe avanzar sobre la queja cotidiana.

Estas son señales muy fuertes para la clase dirigente de Argentina: para los empresarios, los sindicalistas, los políticos, y las instituciones que vertebran el Estado y la sociedad.

Algo está cambiando. Ya hubo dos ejemplos masivos y simbólicos en 2.010; de saber “leerlos”, implicará que cada uno -y el conjunto- pueda aportar más y mejor para construir una nación diferente.

CARLOS BORGNA

NUEVA RADIO ABIERTA EN RAFAELA (STA. FE) DE LA COALICIÓN POR UNA RADIODIFUSIÓN DEMOCRÁTICA.




.

El pasado domingo 31 de Octubre la COALICIÓN por una RADIODIFUSIÓN DEMOCRÁTICA de RAFAELA (SANTA FE) realizó su segunda Radio Abierta en la plaza del Barrio Pablo Pizzurno, en horas de la tarde.

La actividad fue retransmitida en vivo por Radio Nacional Santa Fe, generada por FM San Patricio, con la colaboración de FM Nativa de Lehmann; tomada también por la FM San Antonio y por FM Aries de Ataliva, localidades todas del Departamento Castellanos.

En esta oportunidad los integrantes de la Coalición eligieron varios temas para la difusión y el debate.

La actividad comenzó con un homenaje a Néstor Kirchner que se complementó con pegada de afiches y banderas tanto en el espacio público como en sectores aledaños.

Se leyó el texto de la solicitada publicada en los diarios La Opinión y Castellanos, donde 250 personas de la ciudad expresaron su “Apoyo al modelo nacional”.

Se abordó también, el proyecto de Ley de Servicios Financieros impulsado entre otros por los Diputados Carlos Heller y Martín Sabbatella; temática que estuvo a cargo del Dr. Ricardo Romagnoli.

La participación de los jóvenes en la política fue analizada por representantes del Movimiento Evita y de la CTA.

Se realizaron entrevistas a Marcelo Lombardo (CGT) y Juan Sofietti (CTA) quienes hicieron referencia, al antreproyecto de ley sobre reparto de ganancias a los trabajadores que presentara el diputado nacional Héctor Recalde.

.

De igual forma el Dr. D. Castillo hizo mención al tema del 82 % móvil para los jubilados.

Por último con Juan Orellana se avanzó sobre la realidad de los pueblos originarios y la visión, que ellos tienen, sobre la ley de servicios de comunicación audiovisual.

domingo, 7 de noviembre de 2010

ESTÁBAMOS TAN BIEN... HASTA QUE LLEGARON LOS Ks!

“En Argentina, el olvido ocupa gran parte de la memoria…” M .Longarini

exacto... éramos tan felices y llegaron los k...


Argentina era un país hermoso, lleno de personas alegres, lleno de riquezas, lleno de esperanzas ...pero llegaron los k y todo cambió.......

los grandes medios elogiaban la economía

http://3.bp.blogspot.com/_FGdo3ahqWAc/TMNJlGaFmvI/AAAAAAAABw8/O6mVAKTkk9s/s1600/tapa+clarin+06+03+2001+lopez+murphy.jpg
http://3.bp.blogspot.com/_FGdo3ahqWAc/TMNJlKo1yiI/AAAAAAAABw0/1Kw9DYgxM5A/s1600/7+noviembre+2001+apoyo+banqueros+Menem+Maradona+Clarin.jpg



existía el federalismo cada provincia tenia su propia moneda, en el marco de una economía fuerte, robusta, en crecimiento:

http://2.bp.blogspot.com/_FGdo3ahqWAc/TMNKnjQyo_I/AAAAAAAABxM/bYVFEsQU7wg/s1600/lecop50.gif
http://2.bp.blogspot.com/_FGdo3ahqWAc/TMNKndtbCgI/AAAAAAAABxE/KNJ2HLwRoic/s1600/patacon1.jpg


el gobierno cuidaba nuestros ahorros. Para eso crearon el corralito

http://1.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNLcRA-ZZI/AAAAAAAAAv8/SJe54Lf1xi0/s1600/Buenos_Aires_-_Manifestación_contra_el_Corralito_-_.JPG
http://1.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNLcL-D1LI/AAAAAAAAAv0/CL0m_l7D7kU/s1600/Corralito_byn_1.jpeg


eran tan buenos los gobiernos , que el pueblo salió a la calle para pedirles que se tomaran vacaciones
http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNLzUpYJhI/AAAAAAAAAwM/PtH1VupfhMw/s1600/todos.jpg
http://2.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNLzKosZRI/AAAAAAAAAwE/r_4hCB65x0U/s1600/QueseVayanTodos.jpg


no existía el problema de las monedas como ahora, porque la gente recurría al

http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNML_m-7xI/AAAAAAAAAwU/pfhmWNdI7E0/s1600/trueque-1.jpghttp://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNMyhhrlUI/AAAAAAAAAws/61pnbGJ_idM/s1600/trueque.gif
en cambio existían los shoppings, pero estaban vacíos porque a la gente le sobraba de todo

A LA GENTE LE SOBRABA TANTO y crearon los clubes de trueque


http://1.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNMgdkGnOI/AAAAAAAAAwk/Jd5G5XUARPs/s1600/trueque2.jpg

eramos todos millonarios!

http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNNINRFwbI/AAAAAAAAAxU/CHu4eyxSzHI/s1600/argentina1000000Pesos1981r.jpg
http://4.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNNICKCMnI/AAAAAAAAAxM/SXfyS1cU9UI/s1600/argentina1000000Pesos1981a.jpg
http://1.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNNH2b0SbI/AAAAAAAAAxE/KKpO_wy8fJs/s1600/500000a.jpg
http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNNHkafegI/AAAAAAAAAw8/r6OnVrJzgvQ/s1600/500000+Australes-2.jpg
http://2.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNNHeOnSUI/AAAAAAAAAw0/B95Wp4NTBt8/s1600/500000+Australes-.jpg

¡Éramos todos empresarios!

http://2.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNODMzAvDI/AAAAAAAAAxs/zXcFzd9OeIY/s1600/remises24rojo.gif
http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNODBFtbaI/AAAAAAAAAxk/soWE3AJ1Ykk/s1600/kiosquito.jpg

SI HASTA LOS JUBILADOS Y EMPLEADOS ESTATALES GANABAN TANTO QUE, PARA EVITAR QUE DESPILFARRARAN LA PLATA EL GOBIERNO (A TRAVÉS DE DOMINGO CAVALLO, PATRICIA BULLRICH, GERARDO MORALES) DECIDIO QUE SE LES REBAJARA EL 13% DE SUS HABERES.
http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNNrt_PGcI/AAAAAAAAAxc/R773aEBV1VQ/s1600/descuento+a+jubilados.jpg


En aquellos días sí que existía la redistribución de la riqueza!

http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNOWtJLm6I/AAAAAAAAAx8/kjOsZlPta3Y/s1600/saqueo2.jpg
http://2.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNOWU-viAI/AAAAAAAAAx0/OTGNZX3NgjQ/s1600/saqueo1.jpg

LA GENTE ESTABA TAN FELIZ QUE SALIA A FESTEJAR CON GRANDES BATUCADAS



EL INDEC ERA CONFIABLE Y SE MOSTRABAN LOS INDICADORES QUE CRECIAN: por ejemplo, la deuda externa

http://1.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNO60To5uI/AAAAAAAAAyE/5H8kuJdxGwk/s1600/evdeuext.gif


también algo bajaba: las reservas

1997 :19.680.000000(Argentina vende todo el oro 124.417 Kg. por u$s 1.485.000.000 )

1998 : 23.000.000.000.

1999 :26.838.000.000

cuidaban las reservas

2001 : 27.389.000.000 (enero) 24.781.000.000
(marzo) 17.482.000.000 (agosto) GOBIERNO UCR ALIANZA (gastaron)

2002 : 10.050.000.000

2003 : 8.148.000.000 (Se pagaron 1.600 millones para poder firmar con el FMI)

2004: 14.160.000.000

2005: 1.947.000.000

2006: 28.090.000.000

2007: 32.070.000.000

2008: 46.180.000.000
ahora superan los 50.000.000.000 de dólares


EL GOBIERNO NO SE QUEDABA CON LA CAJA!! EN CAMBIO REPARTÍA LA CAJA PAN http://2.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNPsImkqfI/AAAAAAAAAyM/CdyjDZWp97g/s1600/caja_pan.jpg

estábamos tan bien que para sufrir un poquito la gente hacia largas colas en las embajadas

http://3.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNQBOdphGI/AAAAAAAAAyU/d7u3gRhliV4/s1600/aeropuerto-colas.jpg

existía la libertad de expresión
todos podíamos decir lo que pensábamos!
http://2.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNQ1YtLuJI/AAAAAAAAAys/fS1io1Jb1L8/s1600/CABEZAS.jpg

http://4.bp.blogspot.com/_Fif7e_s8AFY/TMNQ0tZsmNI/AAAAAAAAAyk/0nkRA7tgFT8/s1600/represion19y20diciembre2001.jpeg


Lo recibí por mail, no se quién es el autor, pero me parece muy buen ejercicio de memoria para los desmemoriados que se olvidan y nos quieren hacer olvidar de estos hechos.

Octavio Getino habla sobre la Ley de medios

SOY LA MIERDA OFICIALISTA

ULTIMOS COMENTARIOS