Bienvenidos al blog

Su opinión nos importa mucho

¡Gracias por visitarnos!

lunes, 14 de noviembre de 2011

El Diputado Nacional Electo, Facundo Moyano y Celeste Lazo denuncian trabas a la libertad sindical.



“En las empresas de atención telefónica, cuando las bases se empiezan a organizar, la empresa llama a Comercio y echan al trabajador que se quiere agremiar”, dice Celeste Lazo del SUTAT (call centers)



Por Equipo de Economía

Se trata de las organizaciones de empleados de call centers, jerárquicos de comercio, informáticos y de peajes, las que mientras tramitan su personería ante el Ministerio de Trabajo buscan defender los derechos de sus afiliados.

En un escenario de país con varios años consecutivos de crecimiento económico y en pleno proceso de recuperación de los derechos de los trabajadores luego del retorno de las discusiones paritarias en 2003, cuatro gremios de reciente formación de los rubros call center, jerárquicos de comercio, informáticos y peajes –nucleados en la Juventud Sindical– salieron a denunciar públicamente escollos al ejercicio de la libertad sindical colocados por las empresas, las que, según refieren los representantes de los trabajadores, persiguen a los activistas, prohíben el derecho de agremiación, atacan las asambleas, deciden en forma unilateral los salarios y hasta despiden a trabajadores sindicalizados.

“Queremos poner sobre la mesa la dificultad que hay en el ejercicio de la libertad sindical. Si bien no cuestionamos el modelo sindical, vemos algunas imposibilidades a la hora de llevar a la práctica esa libertad por los obstáculos que ponen las empresas, en algunas ocasiones en complicidad con algunos gremios”, explicó a Tiempo Argentino Facundo Moyano, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (Sutpa), que planteó las presiones empresarias junto al Sindicato Único de Trabajadores de Atención Telefónica (Sutat), la Unión Informática (UI) y el Sindicato de Personal Jerárquico de Comercio, todos en conflicto con el gremio mayoritario en esas actividades, el Sindicato de Comercio que maneja Armando Cavalieri. Reunidos en una mesa en la sede del gremio de los peajistas, los representantes sindicales relataron sus experiencias.

“Vemos obstáculos que ponen las empresas en complicidad con los gremios cuando hay superposición en el ámbito de representación del personal, como es el caso de peajes. En AUSA está el Sindicato de Empleados de Comercio, al igual que en los call center. Ponen obstáculos para que los trabajadores se organicen y elijan qué sindicato los representa”, detalló Moyano, diputado electo por el Frente para la Victoria, basándose en el artículo 4 de la Ley 23.551, de Asociaciones Sindicales, que especifica que los trabajadores se pueden afiliar a los gremios ya constituidos o construir una nueva organización sindical.

Pero la lista de sinsabores de la práctica sindical para los gremios jóvenes es extensa, y vale una anécdota de color que grafica la problemática, según refirieron los entrevistados. El último Día del Niño, y como sucede todos los años, AUSA, la empresa que opera las autopistas y es gerenciada por el gobierno de la Ciudad, entregó juguetes y regalos al Sindicato de Comercio, que nunca fueron repartidos entre los afiliados, miles de trabajadores que decidieron ser representados por el Sutpa, ni tampoco entre aquellos empleados que ese día tuvieron que cumplir su tarea diaria. Y hay cuestiones más graves.

“Nos cuesta luchar porque la empresa tiene el poder de la plata, y nosotros ese poder no lo podemos ostentar. Por eso, cuando sacamos un delegado y nos empezamos a organizar, lo primero que hacen es echarnos”, relató Jorge Héctor Miguelez, trabajador de Carrefour y secretario general del Sindicato de Jerárquicos de Comercio, un gremio alternativo fundado en 2006. “En Coto hay compañeros delegados que hasta fueron amenazados de muerte por ejercer su derecho a practicar el sindicalismo; los aíslan, los separan del resto de los trabajadores”, agregó Gastón Gallo, de los Jerárquicos.

Lo mismo sucede en el rubro de call centers: “En las empresas de atención telefónica es igual, cuando las bases se empiezan a organizar, la empresa llama a Comercio y echan al trabajador que se quiere agremiar”, subrayó a este diario Celeste Lazo, del Sutat, y agregó que, además, “la tarea específica de los call center no está dentro del convenio, no figura la tarea”. En este sentido, hace un tiempo, el propio Sutat le propuso a comercio hacer un convenio para especificar la actividad, pero no hubo acuerdo.

El hilo conductor del reclamo de los cuatro gremios nucleados en la Juventud Sindical, con amplio apoyo de la CGT, es una pelea por tener representación en los rubros más dinámicos de la economía nacional, tales como los grandes supermercados, las telefónicas y las firmas de tecnología.

A la hora de buscar salidas, Facundo Moyano resaltó la necesidad de una mayor presencia del Ministerio de Trabajo para resolver la problemática al decir que “es el organismo de aplicación, y debería ser el garante de la existencia de esa igualdad de condiciones de representación sindical, y brindarles la posibilidad a los trabajadores de consolidar una herramienta sindical, ellos deben mediar en estas relaciones”.

Los salarios y cuestiones tales como la aplicación correcta de las categorías y las especializaciones son otros de los problemas centrales que preocupan a estos sindicalistas. Pablo Dorín, secretario gremial de Unión Informática (UI), un gremio que nació en marzo de este año y que trascendió públicamente por su lucha contra la precarización y los salarios bajos en la multinacional tecnológica IBM, explicó que “no hay escala salarial dentro de estas empresas, y en nuestro caso, no se cumple con igual salario para igual tarea. Es muy informal, todos cobramos diferente.” En IBM, que este año se consolidó como la multinacional tecnológica de mayor facturación mundial, el 80% de los casi 9000 técnicos, especialistas y trabajadores no especializados que emplea en todo el país cobran un sueldo promedio de $ 3500. La falta de adecuación salarial y de aplicación correcta de categorías y escalas contrasta con datos como el adelantado a este diario por fuentes internas de la compañía, que indicaron que IBM Argentina espera alcanzar una facturación de U$S 600 millones hacia el año 2015.

Un esquema de precarización similar se aplica a los call center. “En el caso de la atención telefónica, al no estar regulada la tarea se dan injusticias, como que el trabajador de Chaco gana $ 1500 menos que el que atiende para la misma empresa desde Mar del Plata. El de Chaco cobra un salario de $ 1800 mensuales”, detalló Lazo, denunciando un sistema de uso de mano de obra barata muy extendido entre las multinacionales que operan en la Argentina.

La negativa patronal a permitir la libre afiliación, junto con su imposición de un cuadro de precariedad laboral y de no respeto de los acuerdos salariales, suele estar acompañada de actitudes que rozan la discriminación. “Hace unos días, AUSA lanzó un proceso de ingreso de 100 trabajadores, pero exigió, como requisito indispensable, que los ingresantes debían ser familiares de peajistas que no estuvieran agrupados en el Sutpa”, relató Mónica Barros y agregó que la empresa “compra el voto apenas entra el trabajador. Les dicen: ‘Te hago entrar acá con la condición de que no te afilies al Sutpa’, con lo que ya entran afiliados a Comercio. Con los fondos del gobierno de la Ciudad, AUSA inventa puestos de trabajo sólo para familiares de trabajadores de Comercio”.

Las empresas aprovechan la precariedad legal en la que se encuentran los cuatro sindicatos para coartar las tareas gremiales que realizan. Por caso, no los autorizan a realizar asambleas en el lugar de trabajo, y en los intentos realizados, fueron desplazados por la fuerza policial.

Sin embargo, la expectativa de mejoras es grande entre los gremios, que se preguntaron al finalizar la entrevista que “si no son ahora los cambios, ¿cuándo?”

de Tiempo Argentino

lunes, 5 de septiembre de 2011

Mensajes de amor y de muerte




UNA CARTA ENCONTRADA EN LA CASA DE UN REPRESOR SIRVE DE PRUEBA DEL PLAN SISTEMATICO DE APROPIACION DE NIÑOS

La nota que se intercambiaron los apropiadores de Catalina de Sanctis Ovando habla de una asignación previa de los bebés y demuestra que el Movimiento Familiar Cristiano sabía de dónde venían los niños. Como contracara, la joven también conserva un texto que su madre biológica envió a sus padres en el que pedía “quiéranme en mi hija”.
Por Irina Hauser
                                                                                                                          Catalina de Sanctis Ovando nació

                                                                                            en la maternidad clandestina
                                                                                                                      que funcionó en el Hospital Militar

de Campo de Mayo.


Imagen: Rafael Yohai
 
Cuando era chiquita, Catalina se miraba al espejo y se llamaba a sí misma “cara de nada”. Hacía muecas a ver si algo cambiaba. “Cara de nada”, repetía. Quería decir que no se parecía a nadie, que sentía un vacío gigante y una distancia abismal respecto de quienes la criaban. Como muchos hijos de desaparecidos arrancados de los brazos de sus padres en la última dictadura, ella pasó la mayor parte de su vida con la convicción secreta de no ser la persona que le decían que era. Pero optaba por no indagar demasiado, mirar hacia adelante, o no mirar, y encerrarse en su cuarto. Aun el día que entendió todo al ver un aviso de Abuelas de Plaza de Mayo en la televisión, decidió seguir como hasta entonces. Varios años después, cuando la Justicia obtuvo indicios de que podía ser una nieta apropiada se escapó hasta Paraguay para evitar que analizaran su ADN. Protegía a sus apropiadores o –mejor dicho– tenía miedo de ellos, sobre todo de él, Carlos Hidalgo Garzón, un mayor retirado que trabajó en inteligencia del Ejército. La historia de Catalina de Sanctis Ovando está atravesada por todas esas contradicciones y por una prueba fundamental escrita en un papel, que al final la llevó a “abrir los ojos” y asimilar su historia: una carta de su apropiadora, que daría cuenta de que alrededor de los nacimientos en Campo de Mayo funcionaba una maquinaria para el robo de los bebés de las mujeres secuestradas, en la que además el Movimiento Familiar Cristiano tuvo un papel influyente en la selección de los niños y su asignación a determinadas personas.
María Francisca Morilla, la apropiadora, había escrito la carta a mano y la dirigía a su esposo, asignado en Tucumán. Lo llamaba por un nombre falso, pero con sus mismas iniciales (Carlos Helguera Gonçalves). Sobre el final decía textual: “Vino la asistente del Movimiento y quedó encantada con el departamento. Conversamos mucho y me explicó que ella hace siete años que está en el Movimiento y nunca vio que entregaran niños con problemas de salud o malformaciones, que son muy sanitos y que a ella le llamaba la atención lo normal que son esos partos. Luego te contaré en detalle la conversación”. El encabezado tiene fecha del 7 abril de 1977, que coincide con la del secuestro de la mamá de Catalina, Miryam Ovando, quien fue vista por última vez unos días antes, cuando estaba embarazada aproximadamente de seis meses. Uno de “esos partos” en la maternidad de Campo de Mayo fue el suyo.
Catalina encontró la carta mientras revolvía entre cosas viejas en la casa donde que habían vivido sus apropiadores. No hacía mucho que había recuperado su identidad. En ese momento estaba con Rodrigo, su pareja. “El se puso como loco, la veía como algo de gran valor, y para mí era una pavada. Me parecía que podía tener muchas interpretaciones. Mi apropiadora me había hablado alguna vez, al reconocer que yo no era su hija, de que habían estado en lista de espera del Movimiento para adoptar. Así lo decía. Cuando entendí qué era esa lista de reparto de bebés y que yo había formado parte de ella me dio mucha impresión, me pareció perverso”, cuenta Catalina a Página/12.
La carta quedó en un armario y fue hallada después por la Justicia durante un allanamiento. Los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo pidieron esta semana en el juicio sobre apropiación de hijos de desaparecidos que sustancia el Tribunal Oral Federal 6 (TOF6) que sea incorporada como una prueba clave de la existencia de un plan sistemático de apropiación de niños (ver aparte), donde el Movimiento Familiar Cristiano los ofrecía en adopción, para dar apariencia de legalidad a las entregas. También ofrecieron la declaración testimonial de Catalina. Todo está a consideración de los jueces.

“Quiéranme en mi hija”

Desde hace algunos meses que Catalina lleva en su cartera otra carta, la contracara de aquella de su apropiadora. La que la llevó a reencontrarse con su identidad. Es una carta que escribió su mamá estando en cautiverio poco después de que ella naciera, dirigida a sus padres y a su hermano. Les cuenta lo “hermoso y terriblemente triste a la vez” que es “después de tanto tiempo tener la posibilidad de encontrarme frente a un papel y poder escribir, hablar, sentir”. Les dice en una parte que “estén todo lo tranquilos que puedan. Cuiden y quieran mucho a la nena (creo que está con ustedes, por supuesto), ojalá sea ella quien reciba todo de ustedes ahora (...) hay que tener fe y por sobre todas las cosas, saber que conservamos lo más importante: La vida. Los quiero mucho como siempre, más que siempre. Recuérdenme y quiéranme en mi hija, ella es quien sin saberlo lleva en sus venitas la sangre que yo llevo y quien más cerca de mí estuvo durante todo este tiempo. La extraño, la necesito”.
Miryam tenía 21 años cuando fue secuestrada. Estudiaba psicología en la Universidad de Rosario y militaba en la Juventud Peronista, igual que su esposo, Raúl René de Sanctis, que era estudiante de antropología. A él se lo llevaron en mayo de 1977. Se habían mudado a Buenos Aires, a una casa en Virreyes meses antes, y siguen desaparecidos. En el libro de partos del Hospital Militar de Campo de Mayo aparece el nombre de la apropiadora de Catalina como si hubiera dado a luz por cesárea el 17 de agosto de ese año a las cinco de la tarde. Pero unos pocos renglones más arriba dice “Ovando”, la palabra cesárea tachada y cambiada por “legrado” y la referencia de que habían removido un “feto sin vida de 45 días” a las 10.10 de la mañana. La fecha: 11 de agosto.
Catalina no fue entregada a su familia biológica, sino a sus apropiadores a poco de nacer. Tiene recuerdos borrosos de su infancia, itinerante según la provincia a la que asignaran a su apropiador. Cree haber sido “bastante payasa” de chica, por lo que vio en sus fotos. De los seis o siete años en adelante recuerda una vida más triste, en Capital Federal, en la que se percibía diferente de todas sus compañeras de la Escuela Santa Ana y distinta de quienes creía sus padres, que la llamaban María Carolina (Hidalgo Garzón). “Un día, subiendo en el ascensor, me miré en el espejo y le dije a mi apropiadora que no me veía cara de nada. Tendría siete u ocho años. Ella decía que era parecida a su padre y al hijo del hermano de mi apropiador. Siempre buscando excusas, siempre mintiendo, como cuando decía que era psicopedagoga. Toda la vida me mintió con su edad”, reprocha Catalina. “En la secundaria me di cuenta de que no había fotos de ella embarazada; ¿qué me dijo? Que no se usaba y que tenía temor porque había perdido varios embarazos”, añade. “Las cosas estaban más que claras, sólo que yo no quería ver”, confiesa.
–¿Y cómo fue que supiste la verdad? ¿Cuando te citó la Justicia o antes? –le preguntó Página/12.
–Mucho antes. Estaba empezando a estudiar Bellas Artes en la facultad y un día veo que pasan una publicidad de Abuelas en la tele. Ahí toda la nebulosa que tenía cobró forma. Justo por esa época, además, venía pensando que no sabía si había soñado, o si tenía una fantasía o era un verdadero recuerdo, que me habían dicho alguna vez que era adoptada. Tomé coraje y le pregunté a mi apropiadora: “Yo soy hija de desaparecidos, ¿no?”. Llorando me dijo que sí, pero que ella me había curado el ombligo y mis padres habían muerto en un enfrentamiento, y que las familias no querían saber nada con los hijos de sus parientes detenidos, y que las Abuelas de Plaza de Mayo mentían y arrancaban a los hijos de sus familias, que por eso ella no me había contado la verdad. Me advirtió que si yo contaba algo ellos iban a ir presos.
Catalina recuerda que se llenó de más miedo. Su apropiador, a quien describe como “alcohólico”, se volvió “más agresivo” de lo habitual. Su apropiadora, “más depresiva”. “En casa había un ambiente muy violento e inestable”, dice. A medida que ella iba armando el rompecabezas, Hidalgo Garzón –que ahora tiene arresto domiciliario por su actuación en el centro clandestino La Cacha– la empezó a tratar de “subversiva”. Le decía “pacifista” y le llegó a escribir una carta en la que la trataba de “desagradecida” porque “la sangre criminal tira”.

Verdad y locura

Las primeras denuncias de que Catalina podía ser apropiada llegaron a Abuelas en el año 2000. Alguien que conocía a la familia dio los datos y las sospechas. En 2007, un nieto recuperado –Manuel Gonçalves– la fue a ver a la salida del profesorado de Educación Física, donde estudiaba tras abandonar Bellas Artes. “Me explicó que había un proceso judicial en marcha y que contara con ellos. Yo salí corriendo”, relata. Ese mismo año la citó el juez federal Ariel Lijo, le explicó que podía ser hija de desaparecidos y le pidió una muestra de sangre. “Quedamos en venir una fecha. Pero no me localizaron más porque me fui”, dice. Huyó con su pareja, Rodrigo, en una camioneta donde subieron hasta los tres gatos de ella. Pararon en Corrientes y luego siguieron hacia Paraguay, donde tenían expectativas de quedarse a vivir en un lugar llamado San Bernardino. “Llegamos, llovía, no había nadie, nos habían pedido coima por pasar una luz amarilla, teníamos pánico por haber cruzado la frontera sin registrarnos. Así que volvimos y terminamos en San Luis, donde vive la familia de Rodri, que nos prestó una quinta. Ahí me hicieron el allanamiento. Se llevaron mi ropa para sacar ADN”, suspira.
–¿Por qué te escapaste?
–No quería dar sangre o material genético en forma voluntaria. Sentía culpa con mis apropiadores, a quienes aún llamaba mamá y papá. No quería que por mi culpa fueran presos. Era algo infantil, tenía el fantasma que me habían inculcado de que las Abuelas eran malas. Les tenía miedo, a veces hasta odio. Pero después del allanamiento tuve cierto alivio. Ya está, pasó lo que tenía que pasar. Y volvimos a Buenos Aires. Mientras estaban en proceso los estudios genéticos, Rodrigo se puso a buscar información por Internet y a través de Abuelas para deducir quiénes podían haber sido mis padres. Hasta trataba de sacarle datos a Hidalgo Garzón. Catalina habla de (su ahora) marido con admiración: “Le mostró unas páginas de Abuelas y le preguntó si sabía quién era mi mamá. Y efectivamente él le señaló el nombre correcto. Le contó que un día después de ir a buscarme en el Ford Falcon a Campo de Mayo, llamó preguntando si habían ‘volado el paquete’, o sea a mi mamá. Dijo que el médico que me había entregado fue (el apropiador) Norberto Bianco”.
En septiembre de 2008 el juez Lijo citó a Catalina. Se dirigió a ella como “Laura Catalina”, su nombre completo y auténtico. Ella se enojó mucho. “Es el nombre que te puso tu mamá”, le dijo él. “En ese momento me dieron la carta que ella había escrito en cautiverio. Yo ni creía que fuera de ella. Me dieron unas fotos horribles, viejas y borrosas. Mi primera impresión fue no creer el resultado”, asegura. También fue notificada su familia biológica, pero Catalina no quiso conocerlos por entonces.
Sus apropiadores fueron citados a indagatoria y se descompensaron. “Quedé atrapada, teniendo que hacerme cargo de ellos”, se queja. Hidalgo Garzón se hizo pasar por loco y en el ínterin insultaba a Catalina a través de una página web. Lo mismo hacía con el juez. A mediados de 2010 una junta de médicos forenses concluyó que intentaba mostrarse más deteriorado de lo que estaba. El y su mujer fueron procesados y recientemente enviados a juicio oral. El vive en un geriátrico, ella con un pariente.

Familia

Catalina decidió que no quería verlos más recién en la segunda mitad del año pasado. Fue después de que se animó a contactar a su familia biológica, casi todos de Rosario. Osqui, primo hermano de su papá, le mandó un montón de fotos por e-mail.
Dos semanas después se fue para allá. Conoció también a Fabián, el hermano de su mamá. Y se quedó muy impactada al ver a otro primo de su papá, Javier. “¡Me vi igual a él!”, exclama. Esa primera vez fueron a comer a una parrilla de “el inglés”, un compañero de rugby de su papá. Y conoció a las parejas de todos, y los hijos, y encontró una familia enorme, a la que ahora visita cada dos por tres. Para el 11 de agosto le hicieron un cumpleaños sorpresa. La llenaron de fotos de sus padres, que lleva consigo a todas partes. Son fotos en las que ahora por fin se reconoce a sí misma. La emociona tanto como saber que su mamá “hacía gimnasia deportiva y yo acrobática”, “mi papá estudiaba para ser antropólogo, algo que me hubiera gustado a mí”. “Uno es una suma del ambiente y lo genético, yo siempre me sentí diferente de mis apropiadores; lo genético fue más fuerte”, celebra. El paso que faltaba lo dio en marzo cuando les mandó un mail a sus seres queridos que decía en letras de color violeta: “Familia, amigos, les escribo desde esta nueva dirección de correo electrónico con éste, mi nombre... a ver si nos vamos acostumbrando... ¡ustedes y yo! ¡Los quiero mucho y los extraño! Besitos y abrazos. ¡Catalina!”. Al final de la entrevista, le salió una frase del alma: “Ahora puedo vivir con alegría”.-


La carta que Myriam Ovando les escribió a sus padres mientras estaba secuestrada: “Cuiden y quieran mucho a la nena (creo que está con ustedes, por supuesto), ojalá sea ella quien reciba todo de ustedes ahora (...) hay que tener fe, y por sobre todas las cosas, saber que conservamos lo más importante: La vida. Los quiero mucho como siempre, más que siempre. Recuérdenme y quiéranme en mi hija, ella es quien sin saberlo lleva en sus venitas la sangre que yo llevo y quien más cerca de mí estuvo durante todo este tiempo”.




La carta que la apropiadora le envió a su marido, Carlos Hidalgo Garzón: “Vino la asistente del Movimiento y quedó encantada con el departamento. Conversamos mucho y me explicó que ella hace siete años que está en el Movimiento y nunca vio que entregaran niños con problemas de salud o malformaciones, que son muy sanitos y que a ella le llamaba la atención lo normal que son esos partos”.

sábado, 6 de agosto de 2011

DEFENDAMOS A ZAFFARONI.



GUSTAVO VERA – EL ESPARTACO TRUCHO - OPORTUNISTA SIN ESCRUPULOS –

Siempre pareció un muchacho gris. Mezcla de trostkista y de vigilante, el muchacho se movió por todos los espacios de la política de izquierdas y reivindicaciones populares. Nunca permaneció en ninguno de ellos ya sea porque el espacio se disolvía o porque al tipo no le daban la suficiente bola y se rajaba tratando de llevarse consigo alguna experiencia acumulada para intentar construir-destruir en la siguiente etapa. Se lo vió en asambleas, en rejuntes electorales etc. Y en ninguno consiguió el protagonismo que buscaba. Vale aclarar que, como es habitual, el muchacho se presenta como un tipo sin grandes ingresos, un laburante (deberíamos saber su ocupación), y que por pura nobleza de alma se entrega a la lucha por los desposeídos, al contrario de los otros politiqueros burgueses que lo hacen por un cargo electoral o de los otros. Pues bien, tanto dió vueltas el muchacho rubio que además de engordar y dejar de ser muchacho, recaló entre los obreros textiles esclavizados. Raudamente se constituyó en su líder, aunque de hilos y costuras no supiera nada, al igual que de otros tantos temas que aborda con sanata envidiable hasta por Fidel Pintos- En fin, allí llegó y allí se quedó, en la Alameda, un lugar en donde algunos recurren para que los dejen de currar los explotadores y los empiece al explotar mediáticamente el númen de Floresta. Puede ser posible que en dicho lugar, algunos pobres individuos encuentren refugio, pero lo que mas trasciende es el trabajo de Figureti. Bien digo trabajo, porque el muchacho que otrora decía no buscar puestos políticos en el estado, encontró un buen trabajo administrando la ONG La Alameda, que nadie le disputara en su manejo, sin riesgo de derrota electoral. El capanga, que no manejará los grandes fondos de un Sindicato o de una Dependencia estatal, pero para sus pretensiones económicas alcanza sin tener que fatigarse en sus laburos anteriores. Digamos, encontró su lugar en el mundo, su quinta. Pero desde allí, cada tanto, intenta proyectar su figura mediáticamente con alguna reyerta que promueve entre explotados. Si señor, entre los que dice proteger y los otros, quienes se cagan a palos alimentados por las directivas del Espartaco trucho, que recibe algún que otro magullón para mostrarle a Chiche Gelblung. Porque si algo le fascina a este muchacho son las cámaras de TV. Cómo las vedettes de bailando por un sueño, no sabe que hacer para que le den bola y allí dar su monserga trotska, de opositor de todo y contra todo, aquel perfil que despuntaba sin éxito entre asambleas y grupetes inconclusos. Pero lo que resulta vomitivo es que su interés por ganar escena lo llevara a la infamia sin retorno de denunciar al Dr. Raúl Eugenio Zaffaroni y nada menos que prácticamente presentarlo como proxeneta. Si total, denunciar ante la cámara es fácil y gratuito. Cuanto mas groso es el denunciado mas bola y rédito te dará. Y si no te dá rédito directo, al menos lo será indirecto, pues alguna recompensa o consideración recibirás de los verdaderos beneficiarios de tu canallada. Rubio es. Ahora también Gordo. Una buena cirugía y un crucifijo lo dejan como buen aspirante a un espacio que hasta ahora no tenía rival. El daño ya lo hizo, como también ya consumó sus engaños. Lo que debemos apuntar como experiencia, es que entre los desposeídos también hay canallas que suelen ser la punta de lanza para estropear una construcción seria. Ejemplos recientes no nos faltan, cuando vemos que el disgusto por el crimen de Mariano Ferreyra se llevó a Nestor Kirchner, y que muy cínicos los Altamira, etc. Se subieron al cadáver del joven para sacar ventaja. Y el parricida, que metido como Astiz entre nuestras madres, provoca una herida enorme a todas nuestras reivindicaciones.

Aprendamos a cuidar lo mejor que tenemos de canallas, alcahuetes y trepadores, que suelen ser iguales o peores que los enemigos principales del proyecto Nacional y Popular.

Buenos Aires, 6 de Agosto de 2011.-

Dr. Hernán Jaureguiber

martes, 26 de julio de 2011

LOS TURBIOS VÍNCULOS DE OSCAR AGUAD

El postulante a gobernador por la UCR tiene una férrea relación con José Luis Palazzo, actual empresario de bienes raíces y medios de comunicación de Córdoba. Ahijado de Luciano Benjamín Menéndez, durante la dictadura se desempeñó como gerente de Personal de EPEC y con Carlos Menem fue designado interventor de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CNT).

Aunque no esté explicito, la política posee siempre lazos subterráneos con personajes torvos, oscuros, de flexibles ideales, pero con fluida llegada al poder económico, mediático u eclesial. En el radicalismo, cuya fuerza en Córdoba tiene como candidato a gobernador a Oscar Aguad, uno de estos personajes es José Luis Palazzo. Un empresario de bienes raíces y medios de comunicación de Córdoba, ahijado de Luciano Benjamín Menéndez, quien durante la dictadura se desempeñó como gerente de Personal de EPEC, cargo desde donde, con mano de cirujano, llevó adelante la limpieza ideológica de la empresa que vio surgir a Agustín Tosco.

Palazzo, padre del empresario del rock homónimo José Palazzo, actualmente es socio en dos empresas agropecuarias del dirigente radical Rubén Américo Martí, jefe de los equipos técnicos de Oscar Aguad y ex intendente de la ciudad de Córdoba. Son las firmas Agropecuaria el Provenir SRL y Ecotambo SRL, donde además figuran como socios y gerente dos hijos del dirigente radical.

La relación de Palazzo, socio de Martí, con el establishment llega hasta los escalones más altos. Durante los ’90 fue interventor de la Comisión Nacional de Comunicaciones con Carlos Menem. Luego se desempeñó como presidente de Video Cable Comunicaciones SA (VCC), una operadora de cable luego absorbida por el Grupo Clarín y que era propiedad de Samuel Liberman, controvertido empresario señalado de tener negocios relacionados con el lavado de dinero y de ser un operador en la sombras de Clarín. De allí, Palazzo saltó a los negocios inmobiliarios.

Palazzo & Martí. Los vínculos entre Martí y Palazzo son estrechos y profundos. Son socios en la firma Agropecuaria el Porvenir SRL, creada el 29 de mayo del 2005 por Palazzo, y que según su acta de constitución se dedica a “la industrialización, distribución, comercialización de productos agropecuarios (…) la explotación de establecimientos agropecuarios, propios o de terceros (…) la administración de bienes y explotaciones rurales de terceros (…) pool de siembras y cualquier otra modalidad de gestión comercial”.

También figuran como socios de Agropecuaria el Porvenir SRL Ana Lescano, cuñada de Palazzo; Diana Marques, funcionaria municipal, y Esteban Martí, hijo del ex intendente radical. Según documentación de la extinta ONCCA (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario), esta empresa de Palazzo & Martí por los meses de junio y julio del 2009 recibió 16.280 pesos en concepto de subsidios por compensación en la producción de leche.

Ecotambo SRL es la otra empresa dedicada a la producción láctea, en la cual Martí y Palazzo son socios. Esta firma, que por su eficiencia y productividad fue motivo de una extensa nota en el diario La Nación, fue creada por Palazzo y Miguel Alegre, el 26 de junio de 2008. Con un capital social de 80 mil pesos, Ecotambo SRL tiene por objeto “la representación de otras sociedades, con vistas a la industrialización, distribución, comercialización de productos agropecuarios (…) la compra, venta, acopio, depósito, estibaje, importación, exportación, distribución de cereales, oleaginosas, granos, semillas (…) la explotación de tambos y establecimientos agropecuarios, propios o de terceros”.

Con la excepción de Alegre, el resto de los socios de Ecotambo SRL son casi los mismos que Agropecuaria el Porvenir SRL. Ellos son Miguel Alegre (50% de las acciones), Palazzo (25% de las acciones), Rubén Martí (15% de las acciones) y Diana Marques (10% de las acciones). Por su parte, en esta otra firma, que en noviembre del 2009 recibió 21 mil pesos de subsidios de la ONCAA, Rubén Alejandro Martí, otro hijo del ex intendente, se desempeña como gerente.

Cabe recalcar que los lazos entre Martí y Palazzo, ex presidente de la UCeDé de Córdoba capital, viene de larga data. En 1999, antes de que terminara su mandato como intendente, Martí había elegido a Palazzo como uno de los tres representantes oficiales de los Juegos Odesur 2002. Su designación causó molestias dentro de la UCR, porque interpretaron que se trataba de “gestos ampulosos” a favor del justicialismo, que por entonces llevaba como candidato a intendente y como favorito de todas las encuestas a Germán Kammerath, amigo y correligionario de Palazzo.

Palazzo & dictadura. En la Córdoba de los ’70, uno de los principales focos de rebelión emergía de la empresa provincial de energía eléctrica EPEC. Tosco, uno de los gremialistas más combativos y coherentes de los últimos tiempos, y uno los artífices del Cordobazo, había emergido de esta emblemática empresa. Por eso su control era esencial para las cúpulas militares, que en base al terror sistemático pretendían cortar de una vez y para siempre la “cabeza de la víbora de la subversión marxista” que por entonces anidaba en “La Docta”.

Con ese propósito, tras el golpe, luego de decretar la intervención de la empresa y el gremio, el “Cachorro” Menéndez, quien durante la democracia supo compartir actos oficiales con Aguad, ordenó aplicar una durísima política de terror sobre la revoltosa EPEC. Para ello designó como gerente de Personal a su ahijado José Palazzo, hoy socio de Martí. Palazzo, cumpliendo al pie de la letra con el mandato de su padrino, luego de abolir la actividad gremial, derogar el convenio colectivo de trabajo, se encargó de llenar de soplones cada oficina, cada pasillo, cada rincón de la empresa.

Las secuelas no tardaron en aparecer. Luego del golpe del ’76, con Tosco muerto en la clandestinidad, el gremio de Luz y Fuerza padeció el secuestro y asesinato de otros tres emblemáticos dirigentes: Tomás Di Toffino, Hernán Vives y José Brizuela. De esta manera, en base al miedo interno de su personal, Palazzo realizó la purga en EPEC, que permitió subliminar su perfil combativo, y prepararla para concretar mediante ellas escandalosos negociados como lo fue en 1979 la compra de la usina Bazán a Fiat.

Palazzo & Menem. Luego de su maquiavélica labor en EPEC, Palazzo reaparecería como funcionario de Carlos Menem. Fue 1992, fruto de la alianza entre el menemismo y Álvaro Alsogaray, cuando Palazzo, mediante el decreto presidencial 136/1992, fue designado interventor de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CNT), en momentos en que Kammerath se desempeñaba como secretario de Comunicaciones.

La intervención del actual socio de Martí, bajo la cual, entre otras cosas, se dispuso la reactualización de las tarifas telefónicas, fue en la práctica una destitución de todos los miembros del directorio de la CNT. Lo cual le permitió a Palazzo ejercer su cargo de una manera dictatorial. Fue justamente en este cargo donde Palazzo conoció a Samuel Liberman. Un excéntrico empresario, íntimo amigo de Carlos Menem, que por entonces con su empresa Video Cable Comunicaciones SA (VCC), se expandía velozmente en el mundo del cable en la ciudad de Buenos Aires. Además, entre otros negocios, Liberman era propietario de caballos de carrera, de varios jugadores del hoy descendido River Plate y de Floramérica SA, una de las mayores productoras y exportadoras de flores frescas de la Latinoamérica.

Como interventor de la CNT, Palazzo comenzó a promulgar una serie de resoluciones legales tendientes a expandir el incipiente negocio del cable en la Argentina, donde Liberman tenía fuertes intereses. Una de ellas fue la resolución 2544/92, mediante la cual aboliendo dos resoluciones anteriores, y alegando la necesidad de “desregular las actuaciones técnicas y administrativas, con vista a facilitar y simplificar las disposiciones sobre las tramitaciones”, Palazzo dispuso una flexibilización de las normas administrativas por las cuales se debían obtener las autorizaciones para instalar una antena satelital para recepción de señales televisivas.

Esta resolución fue una de las tantas que favorecieron a Liberman, quien con buena porción de los abonados de la ciudad de Buenos Aires, y con el apoyo de Palazzo, ya planeaba la expansión de VCC hacia Córdoba y Rosario. Al respecto, la licenciada y docente de la Universidad Nacional de Córdoba Paulina Emanuelli relata que “la combinación de la televisión por cable con la emisión vía satélite abrió el panorama a numerosas empresas. VCC, que surgió como un canal de cable, creó canales vía satélite para ser distribuidos en el interior del país: Premier (canal de cine), El Canal de la Mujer (femenino), Supercine (cine), Vídeo-Cablesport (deportes) y Cablín (infantil)”.

Esta entente entre Palazzo y Liberman se hizo explícita al año siguiente, en 1993, cuando Palazzo abandonó la CNT y pasó a ser apoderado y director de VCC en Córdoba. Su traspaso sin escalas fue oportunamente denunciado como un delito contra la administración pública, dado que ningún funcionario puede pasar de un día para el otro del ámbito público a una empresa que estaba vinculada directamente al sector administraba. A ello se le sumó las acusaciones del ex legislador provincial de la UCeDé Prudencio Bustos Argañaraz, quien acusó a su correligionario de utilizar su cargo en la CNT para favorecer los negocios de Liberman.

Palazzo & Clarín. Las denuncias en su contra no amilanaron al ahijado de Menéndez, quien luego del desembarco en la gerencia de VCC inició la compra de todas las pequeñas empresas de cables del interior de la provincia. Para ello, según lo reveló una fuente directa a Veintitrés, Palazzo “solía viajar por diferentes localidades, con una valija llena de dinero para ir comprando a bajo precio, bajo el efecto del ‘olor a dinero’ que ponían sobre la mesa, las distintas empresas prestadoras de cable. Tarea por la cual recibió interesantes comisiones”.

Los frutos económicos y financieros de sus operaciones aparecieron casi inmediatamente. Entre 1992 y 1994, VCC pasó de 126.000 a 600.000 abonados, cubriendo todo el eje de la ruta 9: Capital Federal, Rosario y Córdoba. De esa manera llegó a convertirse en una de los tres operadoras de cables más grandes del país, con una facturación anual de 2.700 millones de dólares.

Los servicios de Palazzo frente a CVV duraron hasta comienzos de 1997, cuando luego de una curiosa triangulación, Liberman vendió, por la friolera de 340 millones de dólares, CVV a Multicanal (Grupo Clarín) y Cablevisión, empresa que luego también fue absorbida por el multimedio de Héctor Magnetto.

Tras su venta, saltó a la luz que en realidad Liberman y Palazzo habían trabajado desde las sombras, y con impunidad mediática, para el Grupo Clarín. Adquiriendo a bajo precio las empresas operadoras de cable del interior, cuya cotización hubiese sido mucho más cara si aparecían como interesados, no las valijas con “olor a dinero” de Palazzo, sino los abogados de Clarín.

Esta hipótesis se vio confirmada ese mismo año, en junio de 1997, cuando inmediatamente después de vender VCC, Liberman compró el 50 por ciento del paquete accionario de Canal 12 de Córdoba (Telecor SA). Por esa adquisición, el ex dueño de VCC pagó siete millones de dólares. Y designó como miembro del directorio a Palazzo. Quien no bien arribó a Canal 12, rememorando sus años mozos en EPEC, inició una durísima purga expulsando del canal a decenas de históricos trabajadores. Principalmente a aquellos que tenían considerable antigüedad, afiliaciones gremiales, y personalidades difíciles de menear.

Tras esa limpieza laboral, aplicada en el medio de una aguda crisis económica, Canal 12 fue inmediatamente vendida al Grupo Clarín sin mayores detalles. Mientras que el hijo Palazzo, José Domingo Palazzo, aterrizó, con un nuevo programa de rock (Rockódromo), en el nuevo canal de Clarín.

Palazzo & Ecipsa. En 1998, tras incursionar en el mercado mediático, Palazzo retomó su actividad política. Para ello, como referente de la UCeDé, estableció una alianza con el peronismo de José Manuel de la Sota que implicó una participación en sus equipos técnicos, en el área de modernización del Estado junto a Alejandro Cima y Alfredo Keegan. También participó, como ex empresario de VCC, de una cena para juntar fondos para la campaña del “Gallego”, en la cual, en una noche se recolectaron ¡700 mil pesos-dólares!

Las incursiones de Palazzo en política no le impidieron incursionar en otros redituables negocios. Además de ingresar junto al ex intendente Martí en los negocios agropecuarios, Palazzo también se inmiscuyó en los grandes negocios inmobiliarios. Otra actividad cuyo financiamiento siempre está sospechado de hacerse con dineros de dudoso origen. Lo hizo como presidente de la desarrolladora Euromayor y su vinculada Ecipsa. Dos empresas de controvertida reputación, propiedad de Jaime Garbarsky.

Euromayor es una de empresas donde la ANSeS tiene acciones (6,6%) y durante todos estos años no cobró un solo centavo por ellas. Según sus balances, esta empresa, dueña de selectos emprendimientos inmobiliarios, tiene dividendos acumulados de la ANSeS por 20 millones de pesos. Ecipsa, por su parte, fue la empresa responsable del country trucho de “Valle Escondido”, símbolo de la estafa inmobiliaria en Córdoba. El mismo fue vendido a cientos de personas como un barrio cerrado, cuando claramente las ordenanzas municipales prohibían este tipo de urbanizaciones en el lugar. La estafa fue de tal magnitud que el año pasado el Concejo Deliberante de Córdoba, en un hecho sin precedentes, tuvo declarar a “Valle Escondido” como una “urbanización especial con acceso restringido y controlado”. Fue una manera elegante de burlar la ley para salvaguardar los negocios de Palazzo. Un sempiterno operador de los big business en córdoba, que ahora se esconde detrás de las bambalinas de la UCR.
Por Lázaro Llorens

miércoles, 22 de junio de 2011

QUE BUENO !!!



¡Que bueno, que me senté frente a la tele, para saber del anuncio de los LSD!

Allí la tele me reveló: a la Cristina que me conmocionó.

Las cámaras de ese momento la tomaban de perfil…

De perfil su cuerpo, de perfil su cara, de perfil su atrio.

De perfil su figura y su esencia…femenina, muy femenina, y de apariencia frágil.

Siempre imaginé líderes, de figura musculosa y fuerte…masculina.

Descubro hoy, la fortaleza en la inteligencia, la convicción y la belleza.

Belleza, que muestra su esencia, de saber de amor…

Por su pueblo, por su patria, por su hombre, por sus hijos.

Siempre Cristina, logra en mí, la sorpresa… ¡sorpresa de encontrar tanta inteligencia!

¡Simplemente esperó que el puchero se cociera!

Confieso avergonzado, que siempre pensé, en sus geniales asesores.

Hoy entendí por fin y por suerte, que los asesores pueden asesorarla bien…

Pero me queda claro, que ella decidió y no se equivoca.

De perfil su figura y su esencia…femenina, muy femenina, y de apariencia frágil…

Me aseguró, que era ella tan, pero tan fuerte, que tenía que hacerse cargo de Argentina.

Y sentí entonces, como en los viejos tiempos, que me abrazaba nuevamente la esperanza.

Beto libre 21.06.2012.

lunes, 13 de junio de 2011

"TODOS LOS MOVIMIENTOS DE DDHH SALEN A DEFENDER A LAS MADRES


El comunicado dice:

Ante los hechos de público conocimiento, los Organismos de Derechos Humanos abajo firmantes expresamos:

Que la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia no puede ser manchada ni atacada por ningún grupo económico ni político, que intente desprestigiar el arduo y comprometido camino que hemos recorrido en más de treinta años.Todos nosotros surgimos del dolor más profundo que significa el habernos arrancado a nuestros familiares y habernos negado durante tantos años el derecho a la Justicia. En este momento de juicios históricos a los genocidas y de la exigencia del cese de la impunidad para los cómplices civiles, vemos a sectores vinculados con crímenes políticos y económicos del terrorismo de Estado intentar ensuciar los pañuelos blancos, abrazados por todo el pueblo, incluso por el mundo entero, ante el cual las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo son un ejemplo histórico en materia de compromiso y derechos humanos.No nos parece casual que en estos tiempos en los que se investiga la participación de los grupos económicos en el genocidio se manipule la información sobre Sergio Shoklender para agredir la lucha histórica de los Organismos de Derechos Humanos.

Estamos convencidos de que la Justicia será la encargada de resolver la situación del ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.No podemos dejar de lado que en el momento de máximo avance hasta ahora en la Justicia, a 10 años de la apertura de la causa que involucra el derecho a la identidad de Marcela y Felipe Noble Herrera, se pretenda poner en duda la legitimidad de nuestra lucha.Repudiamos el uso que se está haciendo sobre este tema, que está siendo utilizado en una época electoral como una herramienta de ataque sin límites para intentar desprestigiar la honrosa tarea de las Madres y de los demás Organismos, como así también para agredir al Gobierno que desde la gestión de Néstor Kirchner y la de Cristina Fernández decidió hacer política de Estado la lucha histórica de los Organismos de Derechos Humanos. Pero también sabemos que esas políticas cuentan con un apoyo popular que es indestructible.Sabemos que el pueblo nos acompaña y que más de treinta años de historia, lucha y compromiso nos respaldan.

Firmas: Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S.- Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio

Octavio Getino habla sobre la Ley de medios

SOY LA MIERDA OFICIALISTA

ULTIMOS COMENTARIOS