Bienvenidos al blog

Su opinión nos importa mucho

¡Gracias por visitarnos!

lunes, 25 de febrero de 2013

Me llamo Mario Orlando



Hoy  24 de febrero de 2013 estuve almorzando con un niño de siete años, de ahí de la cooperativa Marta Juana González, bien al sur de la ciudad de Córdoba, dentro del barrio Villa el Libertador.






Fue en el comedor de la Unidad Básica, Samuel Medina Movimiento Evita  de la provincia de Córdoba, las grandes ollas rebosantes de locro humeante despedían a cientos de jóvenes y algunos no tan jóvenes. El fogón estaba a la sombra de dos sauces llorones, que ahora no parecían “llorar” sino eran como largas cabelleras verdes alegres al viento, como el pelo de la Evita Montonera, claro cómo no van a estar contentos estos sauces, con tanta alegría tanta solidaridad ¡! Ellos  que fueron plantados hace cuatro o cinco años cuando estas tierras eran un enorme baldío,  Por Cordero, un compañero de la Cooperativa y el Nory, fueron los primeros  que se asentaron en este barrio.

Adentro bullicio, risas, abrazos, de muchos militantes de jóvenes, de patriotas que  habían terminado las jornadas solidarias “mi patria es mi barrio”. Donde se mezclaban, las tonadas de los bonaerenses confundiéndose con los rosarinos, acompasadas por el clásico e inconfundible “cantito” cordobés.

Algunos regresaban a sus hogares de Buenos Aires o de Rosario o a otros lugares de Córdoba.

Rosalía, aquella que todos saben cómo encontrarla para resolver desde el apoyo escolar hasta buscar un turno en el hospital, me había dicho, que le preguntara de todo a Mario Orlando  - él sabe , conoce de todo el barrio y le gusta ,- es un militante más – me dijo antes de escurrirse ayudando en alguna tarea como lo hace desde siempre en silencio y atenta con su mirada  precisa y su pensamiento certero .

Tan interesante su pensamiento!  Mario Orlando se llama el niño.

Me quede admirándolo y pensando  en Marta Juana González, aquella militante revolucionaria desaparecida por los militares genocidas – estarás feliz en algún lugar, Marta estoy seguro – y parece que nos dijeras entre este bullicio, que no podemos defraudarlo a este niño y al resto de los niños argentinos!

No podemos ser tibios

No podemos perder  tiempo! No tenemos derecho a eso


Unos minutos antes habían hablado en el acto final de las jornadas, el compañero Pablo “nory”  Montes dirigente territorial  y también Ricardo Vissani referente Provincial, luego cerró Emilio Pérsico, Secretario General del Movimiento Evita. Ellos hablaron agradecidos a la militancia que desde muchos lugares vinieron a este punto de la patria para ayudar y sentirse felices, los más de tres centenares de jóvenes en el marco de la alegría juvenil y la fraternidad, no sólo limpiaron los baldíos, no sólo pintaron murales y armaron los juegos aportados por FADEA,, sino que mediante maquinarias de gran porte se niveló el terreno  para evitar inundaciones y abrir las calles . Nory , con la humildad que lo caracteriza hablo de la satisfacción que sintieron los integrantes del barrio  al recibir tanta solidaridad  y remarcó que ahora no se había “lavado la cara” del barrio, sino se hicieron cosas de infraestructura.

Cuántos miles de Marios Orlandos hay en la patria?

Él  es argentino de padres bolivianos o peruanos! Seguro

Le pregunté  si había tenido miedo hace algunos años cuando llego la guardia de infantería y los rodeó, Me dijo!!   No!   Nosotros éramos más y estábamos seguros de vencerlos!   Asi con estas palabras!

Ricardo Vissani , dijo minutos antes que sentía vergüenza de los gobiernos municipal y provinciales , que no estuvieron , que no se enteraron que un barrio de Córdoba estaba siendo abrazado por la militancia para hacer lo que Evita , construyó en pocas palabras “donde existe una necesidad  existe  un derecho “

La carita de Mario Orlando tan gestual, tan inteligente ¡! Siguió contando como era su barrio hace - muchos años me dice - él tiene siete, pero , es verdad hace muchos años , la mitad de su vida, hace cuatro años .¿ Viste como son los campamentos ? - me dice  - bueno,  así era nuestro barrio, muchos teníamos solo algunos plásticos para cubrirnos, para taparnos de la lluvia, del frio y dormíamos apretaditos para no tener frío. –una vez que vino un viento fuerte, se llevó varios techos y una carpa entera que cayó ahí, en esa zanja que ahora taparon las máquinas. Otra vez que vino un tornado a un hombre le derrumbó toda la casa y el salvó a su señora y su hijita tapándola con su cuerpo - afirma como si una película pasara frente a sus enormes ojos negros -

Nosotros solo queremos casas y vivir felices!

Hay algo más hermoso que esto lo  diga un niño?

Nosotros con mi mamá y todos los compañeros seguimos luchando y finalmente se rindieron , los vencimos y ahora tenemos casas cada vez más lindas…

Todavía resonaban las palabras serenas de Emilio Pérsico que minutos antes decía, ella, la Presidenta, debe tener más poder, para seguir profundizando, para que los que manejan la plata de los argentinos no se la lleven afuera, para que las ganancias de las empresas como YPF, cuando era extranjera, no sirva para que los ricos hagan inversiones en el exterior, sino para que los argentinos en todos los lugares de la patria estemos mejor. Que podamos estudiar en las mejores escuelas públicas y universidades del estado y tengamos trabajo para todos.  Necesitamos que los jóvenes se involucren, que – como dice Cristina – aprovechen este momento histórico en que es posible dar la gran batalla de las ideas  para derrotar definitivamente a los que no quieren una Argentina para todos, para que con alegría, mucho amor  y mucha militancia derrotemos el odio y el atraso.

Cristina es hermosa y muy buena - me dijo Mario Orlando mientras apuraba una cucharada de locro – cómo me gustaría que venga, acá al barrio ¡!


Ella nos ayudó y ahora el Movimiento  Evita ,  -dijo , señalando  su remera con la cara impresa de la Abanderada de los humildes  -  ellos , los compañeros,  nos abrieron  las calles y nos trajeron  los juegos de la placita!!
 
De repente  -Mario Orlando me miró con un refucilo  en sus ojos y me dijo - un abogado puede ser presidente?

Si, -  le conteste – ¡ah!  Entonces puedo ser abogado y presidente!!

Emiliano Alvarez

2 comentarios:

Isabel Toledo Milot dijo...

Mario Orlando, ahora, la razón de nuestras vidas. Gracias por esta nota, me emocionó hasta las lágrimas...

tio pepe dijo...

Emocionante,hermoso,estas son realidades que impulsan y retemplan.-

Octavio Getino habla sobre la Ley de medios

SOY LA MIERDA OFICIALISTA

ULTIMOS COMENTARIOS