Bienvenidos al blog

Su opinión nos importa mucho

¡Gracias por visitarnos!

viernes, 10 de abril de 2009

Escrachan a un DT acusado de colaborar con la dictadura

El partido entre Deportivo Maipú y Talleres de Perico no fue uno más. Un escrache al técnico del equipo jujeño Juan de la Cruz Kairuz copó la escena el pasado lunes. Se lo acusa de haber encabezado un grupo de tareas durante la última dictadura militar, por eso organizaciones sociales se encargaron de que su presencia en Mendoza no pase inadvertida. La bandera que fueron moviendo por todo el estadio, decía: "Juan Kairuz, DT de Talleres, represor de la dictadura".

En el comienzo del partido, la hinchada cantó: "El que no salta es represor" y "El que no salta es militar". Kairuz, quien fue al estadio con el cabello teñido y lentes oscuros, no pudo estar en el banco de suplentes por una suspensión, y prefirió sentarse en la platea. Esa es la razón por la que tardaron en reconocerlo.


"De mi pasado no voy a hablar. De lo deportivo hablemos de lo que quieran, lo único que les digo es que estoy esperando el juicio para demostrar que soy inocente de todo lo que me acusan", afirmó Kairuz, luego de que su equipo perdió 1-0 por el torneo Argentino A.

Lo más llamativo es que tampoco pudo estar sentado en el banco porque está suspendido. Para darles indicaciones a sus dirigidos se ubicó detrás del banco de suplentes, por el lado de afuera.
Cuando terminó el encuentro que su equipo perdió contra el Cruzado, casi todos los medios de prensa fueron a preguntarle al director técnico de Talleres de Perico sobre su pasado, pero no quiso hacer ninguna declaración sobre el tema.

“De mi pasado no voy a hablar. De lo deportivo hablemos de lo que quieran, lo único que les digo es que estoy esperando el juicio para demostrar que soy inocente de todo lo que me acusan”, afirmó Juan de la Cruz Kairuz.

Según los medios norteños, en Jujuy organismos de derechos humanos siempre le recuerdan su turbulento pasado.


Kairuz fue un lateral izquierdo que salió de San Martín de Tucumán. Como futbolista pasó por Atlanta, Newell’s y Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Quienes lo vieron cuentan que era bastante bueno. En su vuelta a San Martín de Tucumán, debió jugar frente al mítico Santos brasileño. “Tuve que marcar a Pelé y al decir de todos los diarios lo hice perfectamente, al extremo de haberlo anulado”, le relató a la revista El Gráfico años atrás. Pero su lugar fue Jujuy. Cuando se retiró del fútbol, consiguió un puestito en la policía local. Y otro como entrenador de Atlético Ledesma, el club del ingenio azucarero que pertenece a la familia Blaquier, y de donde la dictadura hizo desaparecer a treinta trabajadores, con el apoyo empresarial. En el pueblo de Libertador General San Martín todavía recuerdan la Noche de los Apagones durante la que secuestraron a más de cuatrocientas personas. Kairuz figura en el legajo Nº 3.376 sobre la desaparición de Luis Aredes, el ex intendente radical que se atrevió a enfrentar el poder del ingenio. Olga Aredes lo reconoció un año después de que se llevaran a su esposo cuando su domicilio “fue invadido por un gran número de soldados uniformados del Ejército, al mando de un empleado de la empresa Ledesma, Juan de la Cruz Kairuz”. Mientras Olga luchaba por justicia en Ledesma, Kairuz seguía dirigiendo equipos: Juventud Antoniana y Central Norte, de Salta; San Martín de Tucumán y Atlético Policial, de Catamarca. Ella, que llevó su pañuelo en soledad, murió en 2005 por un cáncer. Pero sus hijos tomaron el legado. Kairuz dice que espera el juicio, aunque la causa está estancada. Y él no está imputado: sigue libre, todavía camina las calles de la jujeña Perico como director técnico, aunque cada tanto le recuerden el pasado del que él no quiere hablar.

El Gato Andrada, otro personaje de hábitos nocturnos
A Edgardo Andrada le decían el Gato, más por su aspecto físico que por sus hábitos nocturnos. No fue un arquero cualquiera: ídolo de Rosario Central –el noveno futbolista con mayor cantidad de presencias–, jugó siete años en Vasco da Gama y dos en Colón de Santa Fe; hasta cuidó el arco de la Selección argentina en los 60. Pero el año pasado, un represor quebrado lo señaló como agente de inteligencia del Ejército en Rosario. Y dijo que el Gato participó del secuestro de los militantes peronistas Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereyra Rossi, una causa por la que está detenido Luis Abelardo Patti.

La denuncia fue realizada ante el juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzzo. El ex arquero, pese a los pedidos de las organizaciones de derechos humanos, todavía no fue citado a declarar.

“No tengo nada que ver con lo que se me está acusando”, dijo al diario Clarín el año pasado. Quien lo acusó fue Eduardo Constanzo, que espera dos juicios por decenas de casos de secuestros y desapariciones. Además, según un documento incorporado en la causa Campo de Mayo, Andrada fue “agente secreto C-3 del Destacamento de Inteligencia de Rosario y por ende del Servicio de Inteligencia del Ejército”.

“Participé en el Ejército, pero no es pecado formar parte de esa fuerza”, dijo Andrada, a quien en Brasil aún recuerdan por haber sido el arquero al que Pelé le hizo el gol número mil de su carrera.

No hay comentarios.:

Octavio Getino habla sobre la Ley de medios

SOY LA MIERDA OFICIALISTA

ULTIMOS COMENTARIOS