Bienvenidos al blog

Su opinión nos importa mucho

¡Gracias por visitarnos!

miércoles, 28 de julio de 2010

LA EVIDENCIA Y EL DESCONCIERTO DE LA OPOSICIÓN


Por Ricardo Forster

Hace unos días vimos de qué modo los sectores más recalcitrantes y reaccionarios de la derecha vernácula perdían la batalla para impedir la aprobación de la ley de matrimonio civil igualitario. No fue sólo una derrota para Bergoglio y su intento de mantener a la Iglesia Católica como árbitro de la vida social y cultural; fue, también, una clara evidencia de que el Gobierno va rompiendo el muro de los prejuicios pacientemente construido por la corporación mediática y como sostén principal de la arremetida destituyente, esa que desplegó toda su virulencia alrededor del conflicto con la Mesa de Enlace.

Para la derecha restauradora se trataba, una vez más, de reducir una demanda emanada de distintos sectores de la sociedad a la monotonía de aquello que han bautizado como “ley K”, haya sido primero la resolución 125, la reestatización de las jubilaciones o la ley de servicios audiovisuales; todas esas movidas fundamentales para recuperar democracia y avanzar hacia una más justa distribución de la renta fueron reducidas a la violencia de una retórica ninguneadora y brutalmente simplista.

Aquello que les funcionó al comienzo, allí donde lograron construir el imaginario virtuoso del “campo” versus la intolerancia de un gobierno encaprichado en hacer “caja” y en ampliar su uso discrecional del poder, comenzó a resquebrajarse primero con la ley de medios, luego con la asignación universal y ahora con la ley de matrimonio igualitario. El bloque homogéneo que supieron erigir en el interior de las clases medias inició su paulatino desabroquelamiento allí donde se fue poniendo en evidencia el entrecruzamiento de derechos civiles y de políticas de más amplio alcance desarrolladas por el gobierno de Cristina Fernández. El resquebrajamiento de ese bloque compacto de “sentido común” capturado por la derecha es una de las señales más significativas que se pusieron claramente en evidencia con los festejos multitudinarios del Bicentenario.

Es en el interior de este cambio de “humor social”, de este apoyo transversal a las últimas leyes aprobadas por el congreso y que habilitan la posibilidad de establecer relaciones entre unas y otras destacando que hay algo nuevo que se abrió a partir del 2003, junto, claro, con las irrefutables evidencias de una realidad económica auspiciosa, lo que no sólo condujo a la derrota de los sectores más conservadores de la oposición política junto con la caída en picada de la figura del cardenal Bergoglio que quedó atada a una retórica inquisitorial que resulta socialmente inaceptable, sino que también dejó en descubierto al propio Mauricio Macri, habilitando de un modo que resultó indiscutible, incluso para viejos aliados y sectores afines, el camino del juzgamiento por las escuchas ilegales.

Lo que viene sucediendo con el macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, su pérdida de legitimidad y la imposibilidad de seguir ocultando no sólo sus responsabilidades en acciones delictivas vinculadas con la creación de la Policía Metropolitana y la elección del Fino Palacios como primer jefe, sino también lo impresentable de una gestión desastrosa y retrógrada social y culturalmente, repercute fuertemente sobre ese mismo “sentido común” que hasta no hace mucho tiempo compraba a libro cerrado todo lo que provenía de la corporación mediática y aquello otro que le daba cobertura cultural y simbólica a un gobierno de derecha en la ciudad. Sin que todavía esté dicha la última palabra pareciera que la estrella fulgurante que llevó a Macri desde su condición de hijo de su padre rico primero a presidente de Boca y luego a jefe de la ciudad hubiera entrado en su declive definitivo. Ni Durán Barba ni sus amigos del Cardenal Newman lograrán frenar lo que desde hace unos meses resulta cada vez más evidente para una parte sustantiva de quienes lo votaron en el 2007.

Por eso resulta importante establecer las relaciones entre la aprobación de la ley del matrimonio homosexual, el cambio de humor que se viene percibiendo desde los primeros meses del año, la consolidación del modelo económico, los festejos del Bicentenario, el aumento en la imagen pública de la Presidenta y de Néstor Kirchner, con el inversamente proporcional debilitamiento de la oposición que no ha podido sacarle jugo a la supuestamente decisiva derrota que le infligió en las elecciones de junio de 2009 al kirchnerismo.

Una parte importante de la sociedad comenzó a ver de otro modo lo que venía sucediendo en el país; pudo de a poco sacarse de encima la influencia atrozmente hegemónica de los medios de comunicación concentrados. Comenzaron a abrirse fisuras en el sólido muro del prejuicio y del rechazo que atravesaba a amplios sectores de las clases medias, en especial entre aquellos que siempre se han visto a sí mismos desde la perspectiva del progresismo.

Si el Gobierno lee adecuadamente lo que se está gestando en el interior de esos sectores podrá avanzar en la reversión de las críticas despiadadas que emanaron en gran parte de aquellos que habían recibido, y lo siguen haciendo, los beneficios de la recuperación económica pero que se colocaban en la vereda de enfrente de un kirchnerismo incapaz de interpelarlos. Comprender este giro en el humor social implica, a su vez, abrir con generosidad la trama de las alianzas políticas incorporando a quienes expresan una clara y definida perspectiva democrática y popular. Los riegos de extraviarse y de repetir abroquelamientos perjudiciales siguen estando allí pero, ahora, debilitados por la inteligente lectura que se hizo de aquellas demandas genuinamente progresistas que emanan de la sociedad civil.

El discurso de la impostura, utilizado por los críticos “por izquierda”, también encontró su límite desde el momento en que se tomó la decisión de implementar la asignación universal en consonancia con la aprobación de la ley de servicios audiovisuales, la profundización de los juicios a los genocidas que volvió a sentar en el banquillo de los acusados a Videla y la defensa de un modelo económico sostenido sobre el consumo interno, los convenios colectivos de trabajo, los salarios y el sostenimiento de su poder adquisitivo.

Las críticas de esos sectores se dirigieron fundamentalmente hacia la falta de una política minera y en defensa de los recursos naturales (críticas valiosas algunas de ellas y necesarias de ser tomadas en cuenta pero cargadas de un evidente oportunismo que buscaba restarle significación e importancia a decisiones trascendentes que vienen tomándose en zonas claves de la economía, de lo social reparatorio y ahora de los derechos civiles en consonancia con la política de derechos humanos). El Gobierno logró evidenciar quién es quién en nuestro país.

De ahí que resulta necesario leer cada uno de estos acontecimientos, significativo cada uno por sí mismo, en el interior de un proceso de mayor alcance que tiene una relación directa con la decisión del kirchnerismo de salir del aislamiento con el que se encontró durante los meses del conflicto con las patronales agrarias y la corporación mediática.

El decidido apoyo brindado al proyecto de matrimonio civil igualitario vino a profundizar esa estrategia que vuelve a colocar al Gobierno en el andarivel de las transformaciones progresistas y populares más significativas por las que viene atravesando la sociedad argentina en las últimas décadas.

Quiénes ahora tienen que salir a buscar desesperadamente argumentos que los reposicionen ante una opinión pública descreída de sus propuestas son las diferentes vertientes de la oposición, en particular la que representa, como lo viene mostrando desde marzo de 2008, los intereses de las grandes corporaciones y el espíritu restauracionista de una derecha que siempre elige lo peor para el país.

domingo, 25 de julio de 2010

La vieja siempre entre nosotros




Por Jorge Luis Ubertalli

No apareció alegre el sol bajo los campos del Talar ni hubo fiesta en el Rancho e’ la Cambicha ese día lluvioso de julio.

En harapos, el alma popular se estremecía, presa de una profunda tristeza que ni las ocurrencias de don Antonio Tormo, ni las glosas de Hugo del Carril ni el coro que contrapunteaba a Juanita Larrauri, podían atenuar. Nada mas que dolor y tristeza cabían en esas calles empapadas de lluvia, lágrimas y gentes, venidas de aquí y allá, alargándose cuadras y cuadras, para despedir a Evita que, cual amada madre colectiva y nuestra, se había marchado, dejándonos casi huérfanos.

A pesar de que solo contaba con cinco años, recuerdo aquellos momentos. Tomado de la mano de mis viejos, subiendo las escaleras sin mirar atrás, como el viejo había recomendado, contagiado por el dolor circular y casi ahogado por los apretujones, llegué a esa sala.

El cuerpo de Evita apareció ante mí, pálido y tieso, dentro de aquel catafalco protegido por un vidrio que, ante cada beso, era fregado con alcohol por las enfermeras dispuestas para el caso. En brazos de mi vieja besé y acaricié el vidrio a la altura del rostro de esa mujer, que parecía de cera. Luego regresamos los tres escaleras abajo, y salimos, compartiendo con los demás nuestras cuitas y adioses.

Días antes de su muerte, se habían alzado altares en el barrio, donde los vecinos rezaban y esperaban un último milagro. La Ñata, enfermera, que corría en otras épocas de aquí para allá para inyectar a viejos y niños, curar alguna herida, limpiar y vendar raspones, había levantado uno en su casa, presidido por la foto de Eva. Allí fuimos varias veces con mis viejos para pedir por ella. No hubo que hacerle, aquel 26 de julio se nos fue.

Sin embargo quedó en nosotros.

Nos servía en la escuela el chocolate caliente los 25 de mayo y los 9 de julio, nos alcanzaba los desayunos a la cama los días de frio, nos alentaba y acariciaba cuando estudiábamos las primeras lecciones, nos remendaba los pantalones, el hilo y el dedal siempre prestos, nos servía la sopa en los mediodías y en las noches circulares, nos arropaba en los inviernos del cuerpo y el alma y nos daba consejos para ser mas buenos, justos y solidarios. Ella se plasmó en nuestras madres, tias, hermanas, abuelas, novias, esposas. La vieja, siempre con nosotros, nos acompañó en todas las patriadas.

Los que nacimos de su regazo social y abrevamos en su ternura y bravura de leona la enarbolamos, ya mozos, en todos los combates contra la injusticia y la opresión del mundo, del cual formamos parte. Ya peronistas, ya marxistas-leninistas, ya anarquistas, ya comunistas, socialistas, cristianos revolucionarios u otros, fuimos y seremos Evitistas.

Fuimos y seremos los hijos de “la chola”, “la negrita”, aquella mujer que se vino desde un pueblo campero de la pampa, cargada de estigmatizaciones desde su nacimiento; que declamó poesías y guiones radiales y cinematográficos; que amó a los suyos y los defendió siempre; que una vez dijo, al regresar de la España fascista: “A la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de ‘rojos’ porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más, y le dije que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo sino por imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada”; que contando con pocos años fue a la escuela, un 3 de julio de 1933, dia del fallecimiento del peludo Hipólito Yrigoyen, derrocado tres años antes por un golpe militar reaccionario, luciendo un moño negro sobre el guardapolvo; que un 1 de mayo de 1949 confesó: “Prefiero ser

Evita, antes de ser la esposa del Presidente, si ese Evita es dicho para calmar algún dolor en algún hogar de mi patria.”; que también bramó, a pesar de la enfermedad que ya la consumía; “me rebelo indignada con todo el veneno de mi odio, o con todo el incendio de mi amor- no lo se todavía- en contra del privilegio que constituyen todavía los altos círculos de las fuerzas armadas y clericales”: que tendió la mano a sus iguales, los niños, las mujeres, los ancianos, los trabajadores, a los que propuso armarse no sólo de leyes sino de aceros, y a los que sirvió hasta su partida, a contrapelo de habladurías, conspiraciones e intrigas palaciegas.

Ahora, en este día de tristezas, sigue alzando su voz.

Empujándonos, dándonos fuerza para que lleguemos, en una gran corriente, originada desde muchas vertientes, a una sociedad sin explotadores ni explotados, sin opresores ni oprimidos, sin saqueadores del trabajo y la riqueza ajena.

Como siempre, Evita, nuestra vieja, sigue entre nosotros.

lunes, 19 de julio de 2010

Juez Liberó LA CARTA DR. FAVALORO


Si se lee mi carta de renuncia a la Cleveland Clinic, está claro que mi regreso a la Argentina (después de haber alcanzado un lugar destacado en la cirugía cardiovascular) se debió a mi eterno compromiso con mi patria. Nunca perdí mis raíces... Volví para trabajar en docencia, investigación y asistencia médica. La primera etapa en el Sanatorio Güemes, demostró que inmediatamente organizamos la residencia en cardiología y cirugía cardiovascular, además de cursos de post grado a todos los niveles.

Le dimos importancia también a la investigación clínica en donde participaron la mayoría de los miembros de nuestro grupo. En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno. La mayoría de nuestros pacientes provenían de las obras sociales. El sanatorio tenía contrato con las más importantes de aquel entonces.
La relación con el sanatorio fue muy clara: los honorarios, provinieran de donde provinieran, eran de nosotros; la internación, del sanatorio (sin duda la mayor tajada).

Nosotros con los honorarios pagamos las residencias y las secretarias y nuestras entradas se distribuían entre los médicos proporcionalmente.

Nunca permití que se tocara un solo peso de los que no nos correspondía. A pesar de que los directores aseguraban que no había retornos, yo conocía que sí los había. De vez en cuando,
a pedido de su director, saludaba a los sindicalistas de turno, que agradecían nuestro trabajo.

Este era nuestro único contacto.

A mediados de la década del 70, comenzamos a organizar la Fundación. Primero con la ayuda de la Sedra, creamos el departamento de investigación básica que tanta satisfacción nos ha dado y luego la construcción del Instituto de Cardiología y cirugía cardiovascular.

Cuando entró en funciones, redacté los 10 mandamientos que debían sostenerse a rajatabla, basados en el lineamiento ético que siempre me ha acompañado.

La calidad de nuestro trabajo, basado en la tecnología incorporada más la tarea de los profesionales seleccionados hizo que no nos faltara trabajo, pero debimos luchar continuamente con la corrupción imperante en la medicina (parte de la tremenda corrupción que ha contaminado a nuestro país en todos los niveles sin límites de ninguna naturaleza). Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno. Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto.
¡Lo que tendría que narrar de las innumerables entrevistas con los sindicalistas de turno!
Manga de corruptos que viven a costa de los obreros y coimean fundamentalmente con el dinero de las obras sociales que corresponde a la atención médica.

Lo mismo ocurre con el PAMI. Esto lo pueden certificar los médicos de mi país que para sobrevivir deben aceptar participar del sistema implementado a lo largo y ancho de todo el país.

Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente). Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda.

El que quiera negar que todo esto sea cierto que acepte que rija en la Argentina, el principio fundamental de la libre elección del médico, que terminaría con los acomodados de turno.

Lo mismo ocurre con los pacientes privados (incluyendo los de la medicina prepaga) el médico que envía a estos pacientes por el famoso ana-ana , sabe, espera, recibir una jugosa participación del cirujano.

Hace muchísimos años debo escuchar aquello de que Favaloro no opera más! ¿De dónde proviene este infundio?. Muy simple: el paciente es estudiado. Conclusión, su cardiólogo le dice que debe ser operado. El paciente acepta y expresa sus deseos de que yo lo opere. "Pero cómo, usted no sabe que Favaloro no opera hace tiempo?". "Yo le voy a recomendar un cirujano de real valor, no se preocupe". El cirujano "de real valor" además de su capacidad profesional retornará al cardiólogo mandante un 50% de los honorarios!!!

Varios de esos pacientes han venido a mi consulta no obstante las "indicaciones" de su cardiólogo. "¿Doctor, usted sigue operando?" y una vez más debo explicar que sí, que lo sigo haciendo con el mismo entusiasmo y responsabilidad de siempre.

Muchos de estos cardiólogos, son de prestigio nacional e internacional.

Concurren a los Congresos del American College o de la American Heart y entonces sí, allí me brindan toda clase de felicitaciones y abrazos cada vez que debo exponer alguna "lecture" de significación. Así ocurrió cuando la de Paul D. White lecture en Dallas, decenas de cardiólogos argentinos me abrazaron, algunos con lágrimas en los ojos. Pero aquí, vuelven a insertarse en el "sistema" y el dinero es lo que más les interesa.

La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar. Instituciones de prestigio como el Instituto Cardiovascular Buenos Aires, con excelentes profesionales médicos, envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter eco, camara y etc, etc.) los cateterismos, las angioplastias, etc. etc., están incluidos..

No es la única institución. Médicos de la Fundación me han mostrado las hojas que les dejan con todo muy bien explicado. Llegado el caso, una vez el paciente operado, el mismo personal entrenado, visitará nuevamente al cardiólogo, explicará en detalle "la operación económica" y entregará el sobre correspondiente!

La situación actual de la Fundación es desesperante, millones de pesos a cobrar de tarea realizada, incluyendo pacientes de alto riesgo que no podemos rechazar. Es fácil decir "no hay camas disponibles".

Nuestro juramento médico lo impide.

Estos pacientes demandan un alto costo raramente reconocido por las obras sociales. A ello se agregan deudas por todos lados, las que corresponden a la construcción y equipamiento del ICYCC, los proveedores, la DGI, los bancos, los médicos con atrasos de varios meses... Todos nuestros proyectos tambalean y cada vez más todo se complica.

En Estados Unidos, las grandes instituciones médicas, pueden realizar su tarea asistencial, la docencia y la investigación por las donaciones que reciben.

Las cinco facultades médicas más trascendentes reciben más de 100 millones de dólares cada una!!! Aquí, ni soñando.

Realicé gestiones en el BID que nos ayudó en la etapa inicial y luego publicitó en varias de sus publicaciones a nuestro instituto como uno de sus logros!!!. Envié cuatro cartas a
Enrique Iglesias, solicitando ayuda (¡Tiran tanto dinero por la borda en esta Latinoamérica!) todavía estoy esperando alguna respuesta. Maneja miles de millones de dólares, pero para una institución que ha entrenado centenares de médicos desparramados por nuestro país y toda Latinoamérica, no hay respuesta.
¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente?
Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar.

La mayoría del tiempo me siento solo. En aquella carta de renuncia a la C. Clinic , le decía al Dr. Effen que sabía de antemano que iba a tener que luchar y le recordaba que Don Quijote era español!!!

Sin duda la lucha ha sido muy desigual.

El proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse.

Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al "sistema".
Sí al retorno, sí al ana-ana. "Pondremos gente a organizar todo". Hay "especialistas" que saben cómo hacerlo. "Debes dar un paso al costado.
Aclararemos que vos no sabes nada, que no estás enterado". "Debes comprenderlo si querés salvar a la Fundación"

¡Quién va a creer que yo no estoy enterado!

En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar, prefiero desaparecer.

Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: "a mí no me ha derrotado nadie". Yo no puedo decir lo mismo. A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las leyendas del milenio en cirugía cardiovascular.El año pasado debí participar en varios países desde Suecia a la India escuchando siempre lo mismo.

"¡La leyenda, la leyenda!"

Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga.

Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza. Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz.

Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata.
No puedo cambiar.

No ha sido una decisión fácil pero sí meditada.

No se hable de debilidad o valentía.

El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, hable de debilidad o valentía.
El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano.

Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad.

Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así.

En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta.

En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara.

A mi familia en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco.

Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa.

Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles.

Un abrazo a todos.

René Favaloro.

domingo, 18 de julio de 2010

82% Móvil



Por Roberto Navarro

En las comisiones de Trabajo y Previsión Social y Presupuesto del Senado se emitió un dictamen para llevar al recinto el proyecto para elevar la jubilación al 82 por ciento del salario mínimo vital y móvil. Esa iniciativa no contempla las posibilidades fiscales de financiamiento actual ni la sustentabilidad del sistema a mediano y largo plazo. Solvencia que depende, además de la evolución económica futura, de la creación de empleo, de la evolución de los ingresos de los trabajadores, del avance en la registración y de la curva de crecimiento de la población. Frente a esta posición, el Gobierno exhibe el resultado de dos años del sistema de movilidad automática semestral. En la Anses aseguraron a Cash que en septiembre los haberes previsionales aumentarían un 15 por ciento. Así, el alza de las jubilaciones desde marzo de 2009 sería del 46 por ciento, ajuste que se instrumentó al mismo tiempo que se amplió la cobertura previsional.

En octubre de 2008 el Congreso nacional aprobó la Ley 26.417 que estableció la movilidad automática de los haberes previsionales en función de la evolución del salario y de la recaudación del régimen previsional. De ese modo se abandonó la discrecionalidad del Poder Ejecutivo para definir las jubilaciones. Esa atribución permitió que en la década pasada los ingresos de los jubilados estuviesen congelados en 150 pesos. “Las variables elegidas aseguran progresividad y sustentabilidad a la evolución de los ingresos previsionales”, señaló en ese momento en el Congreso el entonces titular de la Anses y hoy ministro de Economía, Amado Boudou. Las voces de la oposición, por el contrario, fueron lapidarias: Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, señaló que la ley “estaba hecha para robarles a los jubilados”, mientras que el radical Gerardo Morales aseguró que “era una ley confiscatoria”.

De marzo de 2009 a marzo de 2010 la fórmula resultó en un incremento previsional del 27,3 por ciento, una suba superior a los incrementos salariales en blanco de ese período y a cualquier medición de inflación. Según fuentes de la Anses, con el aumento correspondiente a septiembre próximo, la suba desde la implementación de la movilidad automática llegaría al 46 por ciento. Estos incrementos se dieron en el contexto de una crisis internacional inédita en las últimas décadas, que tuvo consecuencias sobre la economía nacional al precipitarla a una fase recesiva y de pérdida de puestos de trabajo.

Entre mayo de 2003 y marzo de 2010 hubo 15 aumentos de jubilaciones y pensiones. El haber mínimo se incrementó en un 497 por ciento. El haber medio hace siete años era de 342 pesos; en la actualidad es de 1157 pesos. Un aumento resultante fue del 238 por ciento, similar al 240 por ciento que subieron los salarios registrados. En ese lapso el monto destinado a los jubilados prácticamente duplicó su participación en el PBI. Esa mejora se originó en los primeros años por la decisión de incrementar los haberes. Desde la aplicación de la movilidad jubilatoria, gracias a la mejora de los salarios en blanco derivados de las paritarias, de la evolución económica y del avance en la registración de los trabajadores.

El economista Jorge Gaggero explicó a Cash que “el proyecto opositor no contempla la estabilidad fiscal de mediano y largo plazo. No se basa en un cálculo que incluya ítems imprescindibles para la discusión, como empleo, ingresos, empleo registrado y curva de población. La idea expresada por algunos legisladores sobre un eventual incremento de las cargas patronales de empresas grandes no tiene en cuenta que, en el actual escenario de concentración de la oferta, ese aumento de tributos puede ir a precios. Es decir, no sabemos quién va a pagar ese incremento; no sabemos si en realidad será progresivo. Pero todo indica que no”.

El proyecto de la oposición consta de cinco artículos y treinta líneas destinadas a los fundamentos. Estos son, básicamente, una manifestación de deseos de mejora de los haberes, compartida por casi todos los partidos. Pero en el proyecto no se incluyeron argumentos que refieran a la forma de financiarlo. La suba del haber mínimo al 82 por ciento del salario mínimo requiere de 18 mil millones de pesos adicionales. Cifra que surge de multiplicar los 335 mensuales de diferencia que se reclaman por los 4,2 millones de jubilados que cobran la mínima. Si en octubre, como los últimos seis años, se eleva el salario mínimo vital y móvil un 20 por ciento (porcentaje estimado en la cartera laboral), la diferencia asciende a 27 mil millones de pesos. Además del 82 por ciento móvil, se reclama la adaptación de los otros haberes al fallo Badaro de la Corte Suprema de Justicia. Esto significaría 14 mil millones de pesos adicionales. En total, de aprobarse la ley, el aumento de las erogaciones de la Anses se elevaría a 41 mil millones de pesos anuales.

El primer cambio profundo del régimen previsional instrumentado por el actual gobierno fue la eliminación del sistema privado. En momentos en que se discuten recursos presupuestarios, vale recordar que las AFJP cobraron 12 mil millones de dólares de comisiones, casi 50 mil millones de pesos. La cobertura con el sistema instalado por el menemismo había caído por debajo del 40 por ciento; hoy alcanza al 90 por ciento de las personas en edad de jubilarse. Desde la oposición se afirma que en esos tiempos sólo el 15 por ciento de los jubilados cobraba la mínima y ahora el 75 por ciento cobra los 895 pesos del haber mínimo. Ese 75 por ciento incluye a los 2,4 millones de personas que no tenían aporte.

La presente discusión se da en el contexto de una crisis financiera global que los más prestigiosos analistas internacionales anuncian que podría recrudecer. A la vez, las mejoras otorgadas por la Anses se dan en momentos en que las principales potencias europeas congelaron los haberes jubilatorios y analizan aumentar la edad de retiro para disminuir los gastos previsionales. El economista Miguel Bein, por su parte, va más allá de la polémica coyuntural. “El debate que instaló la oposición sobre el 82 por ciento móvil tiene la virtud de que es una buena manera de traer a discusión la cuestión de la sostenibilidad futura de las cuentas fiscales y del tipo de modelo previsional de las próximas décadas. En este último punto, son evidentes las dificultades para sostener en el tiempo un régimen de reparto que muestra una relación de 1,4 trabajadores activos por cada pasivo, lo que daría margen para pagar con recursos genuinos un haber medio de alrededor de 30 por ciento del salario en actividad.”

El actual sistema de movilidad de los haberes jubilatorios es sustentable mientras se mantenga o mejore la actual relación entre aportantes y beneficiarios. Depende de variables relacionadas con la evolución de la economía, de los ingresos y de la recaudación de la seguridad social. A la vez está demostrando que en dos años está trazando un camino de incremento de los haberes previsionales en línea con los salarios y por arriba de la inflación. El primer incremento implementado en el marco del actual sistema fue del 11,7 por ciento en marzo de 2009; en septiembre de ese año subió un 7,34 por ciento; en marzo último se incremento un 8,21 por ciento. Y en septiembre lo haría en un 15 por ciento. En total, la suba acumulada sería un notable 46 por ciento.

viernes, 9 de julio de 2010

WALTER FORMENTO DESMENUZA A MARIANO GRONDONA

Walter de la Mota


Por Walter Formento
Julio 2010.

Dice Mariano Grondona: -Tanto en la política como en la guerra, el bando que se asegura la iniciativa, (…) lleva las de ganar porque reduce a su adversario a la fatigosa tarea de defenderse, mientras él elige cuándo y por dónde atacará. Walter Formento: El artículo del diario La Nación que aquí trabajaremos inicia su texto planteando la relación entre Guerra y Política. Esto pone de manifiesto que este instrumento estratégico de organización de las ideas y de la visión elige un lado en la contienda, que no es solo política para ellos sino guerra militar, como bien lo dejan en claro al asociar el concepto de la INCIATIVA con dos ámbitos distintos de la vida, el de la política y el de la guerra militar. El lado que elige es el del Proyecto Financiero Global Agro-exportador, desde ahí observa y piensa como conducir el proceso y construir su fuerza; donde sumar al izquierdismo progresista es tan importante como lograr grados de unidad entre las fracciones financieras enfrentadas en la guerra financiera global. Del lado del Proyecto Nacional del Trabajo y la Producción es importante reconocer que, si bien los ámbitos existen, es el ámbito de la POLITICA donde el Pueblo trabajador puede ganar esta lucha y debe por lo tanto pelearla en ese terreno. Terreno político que tiene a la lucha de calles como central y a la lucha parlamentaria como secundaria; y es secundaria porque es en la lucha de calles en que el Pueblo se va constituyendo como sujeto político social capaz de sostener la lucha político institucional parlamentaria, y un dialogo permanente entre ambas. El terreno MILITAR es el terreno donde el frente financiero es ganador seguro hoy; como también en el terreno económico. Por ello, el terreno POLITICO es el terreno de la Lucha Política del Pueblo; aunque se usen conceptos de la guerra para hablar de la política o de la economía, nunca debe confundirse el terreno MILITAR y ECONOMICO con el POLITICO. Dice Mariano Grondona: En las elecciones parlamentarias del 28 de junio, la oposición consiguió una victoria que le llegó inesperadamente porque no estaba preparada para ella. Por eso (…) dejó en manos del incansable Kirchner el poder de iniciativa. (…) Los argentinos se encontraron por ello ante la sorpresa de que, en tanto el perdedor del 28 de junio parecía estar ganando a partir de esta fecha, sus vencedores de hace un año parecían estar perdiendo y hasta la opinión pública reflejó (…) este giro inesperado (…). Ante esta nueva encrucijada, (…) les quedaban dos opciones. Una, seguir atados al escudo. La otra, desenvainar la espada en demanda del poder de iniciativa para poner al kirchnerismo, por primera vez, a la defensiva. WF: La oposición financiera agroexportadora no pudo capitalizar el triunfo en lo político electoral del 28 de junio de 2009 porque se encuentra fracturada y enfrentada entre sí, siguiendo la línea de fractura y enfrentamiento de la guerra financiera global entre Líneas Financieras que se observa en la Crisis Financiera Global. La fractura en el bloque de poder financiero Argentino sigue y expresa directamente la división y enfrentamiento a nivel global. Esto explica su incapacidad para capitalizar el triunfo en las elecciones parciales de 2009; no, ninguna avivada ni agachada de los Kirchner, o que no estaba preparada por ingenuidad, lentitud o virginidad política. La pérdida de intención de voto de la oposición se debe a los siguientes motivos políticos que nacen de su fractura y de la decisión del gobierno: 1- la profundización del proyecto político nacional y popular con la recuperación del control de partes importantes del mercado de dinero, AFJP y BCRA; 2- la profundización de la distribución de riqueza hacia los trabajadores y productores; 3- la profundización de la desarticulación del partido mediático monárquico financiero con la recuperación de la televisación del fútbol, con el debate popular en la calle y las movilizaciones por la ley de medios de la democracia y por el sistema de televisión digital. La contraofensiva Dice Mariano Grondona: (…), la oposición está tratando de prevalecer en una serie de escaramuzas que hoy se libran en el Congreso, como la reforma del Consejo de la Magistratura (…), la refundación de un Indec (…), la anulación de los superpoderes (…) y una investigación a fondo de casos de corrupción (…) del embajador Sadous, sino también (…) la mafia de los medicamentos, (…) manipular la Oncca contra el campo, etc. A través de estas escaramuzas que libra frente al oficialismo en el Congreso, ¿está articulando la oposición una verdadera contraofensiva para recobrar el poder de iniciativa? ¿Logrará la oposición alzarse con el poder de iniciativa que hasta hoy ha conservado el Gobierno? Cabe dudarlo porque (…) cada uno de ellos es un combate lateral donde no está en juego la lucha por el poder. Pero hay otro teatro de operaciones donde el combate podría resultar decisivo. Se trata de aquel del cual depende la supervivencia de más de cinco millones de jubilados, de cuyas angustiadas voluntades podría depender nuestro futuro electoral. Walter Formento: San Grondona de La Nación plantea el debate al interior del frente financiero, al que pertenece, acerca del plan de acción a llevar adelante, y ordena que en lugar de un conjunto de escaramuzas sin mayor fuerza y expectativas, concentrar toda la energía en la batalla por el 82% por ciento móvil para jubilados. Por su capacidad de convocar la adhesión de 5 millones de jubilados, porque suma al izquierdismo progresista al frente financiero y por su profunda capacidad desestabilizadora del gobierno nacional y del frente nacional por el ahogo presupuestario que produce y la puja distributiva que genera en la alianza entre Trabajo, Producción y Estado. ¿Justicia o demagogia? Dice Mariano Grondona: Hasta ahora, Kirchner había mantenido su poder de iniciativa imaginando nuevos recursos financieros (…) mediante la invasión del Banco Central y el apoderamiento de los ingentes recursos de la Anses, (…), la oposición de centroizquierda le concedió a Kirchner una inmensa caja sin preguntarse primero para qué la utilizaría. Pero ahora la oposición, cayendo en la cuenta de su apresurado infantilismo, quiere corregir su grave error (…). Walter Formento: La oposición cae en la cuenta que sino puede quedarse ella misma con la caja que significa el BCRA y las AFJP manejando todo con sus bancos globales, prefiere que no la controle nadie, e incluso que haya descontrol político social en la puja distributiva; que alienta no solo con el aumento a los trabajadores jubilados sino también a los trabajadores ocupados de más del 35%, y a los trabajadores desocupados y ocupados en negro con el aumento a la Asignación Universal por Hijo. La acción política parte de los cuadros políticos asociados a los grandes bancos y sus multinacionales, y es seguida por los políticos de la izquierda parlamentarista. Se observa claramente como el Imperio Financiero y su oligarquía conducen organizaciones políticas para golpear por derecha y por izquierda. El escenario a construir por la oposición es un viejo conocido de 1973-75: azuzar la puja distributiva para que el frente político entre Trabajo, Producción y Estado se enfrente entre sí por contradicciones secundarias, se fracture y se debilite la fuerza política social que sostiene el proyecto nacional popular latinoamericano, y quede en condiciones para ser subordinado nuevamente por el Frente Financiero Imperial como estuvo entre 1991-2005. Pero los trabajadores y sus dirigentes conocen perfectamente la jugada; y también la dirigencia empresaria industrial pyme. Claro que también la conocen los personeros del frente financiero: los Magneto, los Barrionuevo, los Méndez, los Nosiglia, los Manzano-Vila, la embajada, etc. Dice Mariano Grondona: (…) en el caso de las jubilaciones la contraofensiva opositora lo sorprendió, y entonces no encontró otra salida que denunciar la irresponsabilidad fiscal de sus rivales. Y fue así como, por primera vez desde hace un año, el kirchnerismo quedó a la defensiva. WF: Es cierto que el gobierno va a tener que afilar la puntería porque el frente financiero agro-exportador esta decidido a correrlo por izquierda apuntando a la puja distributiva por mayor distribución del ingreso. Correr al gobierno por izquierda le permite a la oposición financiera dos movimientos: subir al izquierdismo progresista a la movida golpista sin que le duela el estómago de jugar nuevamente con Cargill-Bergoglio y, desfinanciar al Estado para fracturar la alianza entre Trabajo y Producción consolidando el golpe de estado. Esta movida tiene como intelectuales a los mismos sectores financieros-clericales-oligárquicos que pergeñaron el Rodrigazo como instrumento golpista en 1975-76. No hay ni un solo gramo de aporte intelectual del izquierdismo progre, que se encuentra reducido a ser base de maniobra del imperio. Dice Mariano Grondona: ¿Cuánta razón le asiste al Gobierno, en todo caso, cuando acusa de demagogia a sus opositores? Más de cuatro millones de jubilados cobran hoy solamente el haber mínimo de 895 pesos mensuales. Nadie podría negar que ésta sea una suma injusta, en verdad ridícula, para atender a su subsistencia en estos tiempos de inflación. El proyecto jubilatorio de la oposición llevaría esa suma a 1235 pesos por mes, una remuneración también insuficiente aunque menos irritante. Walter Formento: Es cierto que $895 es muy poco y $1235 también lo deja por debajo de la línea de pobreza. Este aumento del 38%, planteado por aquellos que lo llevaron a su mínimo histórico entre 1991-2002; que se apropiaron de los fondos de jubilación para hacer negocios y negociados propios y financiar sus propios bancos entre 1991-2008; ¿qué significa? ¿Que ahora se han vuelto humanos y sensibles o qué esta operación les permite desestabilizar? Esta última afirmación se ajusta más a la naturaleza del imperio financiero. Además, se observa como hacen un cálculo lineal entre $895 y $1235, donde la última es mayor a la primera en un 38%, aunque ambas son sumas insuficientes en sí mismas. Pero si las ponemos en situación vemos que los Jubilados son trabajadores y parte de la familia trabajadora, y que su situación mejora con la mejora del conjunto de su familia y de la clase; si mejora la situación de sus hijos ocupados, subocupados y desocupados él mejora también; si mejora la situación de sus nietos con la asignación universal o por el salario familiar su situación mejora; si mejora la situación tributaria porque se eleva el mínimo no imponible a los salarios su situación mejora; si hay mejoras en la escuela, en el hospital o en la obras sociales también mejora su situación. Solo un abordaje en conjunto, observando a la clase trabajadora, nos permite saber si la situación viene mejorando, 2003-2010 o va empeorando, 1991-2003. También nos permite ver si la oposición financiera juega a mejorar la situación de los trabajadores y productores, o si juega al golpismo por desfinanciamiento y puja distributiva. Esta es la posición histórica de la fuerza financiera agro-exportadora y del izquierdismo infanto-progresista. Dice Mariano Grondona: Cuando el kirchnerismo acusa entonces a la oposición de irresponsabilidad fiscal, ésta le responde diciendo que los cuantiosos fondos superavitarios de la Anses se están usando hoy en dirección del clientelismo oficial (…). Esta anomalía requiere dos análisis convergentes. Uno, de tipo moral, apunta al escándalo que entraña dejar sumido en la pobreza a un amplio sector de la población, (que) entre nosotros, ésta ha vuelto a aumentar (…) porque al populismo le conviene mantener en la pobreza y en una insuficiente educación a eventuales votantes. El otro análisis, de tipo político, nos dice además que por primera vez el gobierno habitualmente madrugador de Kirchner ha sido madrugado por la oposición. ¿Cómo no anticipó que la oposición podría desbordarlo en esta oportunidad no ya desde la derecha que él detesta, sino desde la izquierda, que él siempre quiso monopolizar? WF: En el aspecto Moral, ni Grondona ni sus amos los bancos globales pueden ni siquiera hablar de este tema ya que son artífices y responsables de la mayor política de empobrecimiento, desahucio, embrutecimiento y aniquilamiento del pueblo en su conjunto y no solo de los trabajadores jubilados; y en el Político, nos muestra que la oposición financiera necesita ir al límite y jugar con el fuego del distribucionismo extremo para juntar entre sus fuerzas al izquierdismo progresista y desestabilizar al frente del Trabajo y la Producción en el gobierno. Al costo de legitimar la necesidad de profundizar la distribución de la riqueza social, y lo que con ella viene: la desconcentración de la economía monopolizada, la recuperación de los resortes estratégicos del trabajo, la producción y el comercio exterior, del mercado de trabajo y del mercado del dinero, etc. Asume este riesgo porque considera que la fuerza político social en función de gobierno no tiene desarrollada la organización para sostener la profundización que esto implica. Aunque también sabe, sobradamente, que la crisis financiera global le impide actuar como bloque financiero de poder unificado como en 1990-91 cuando mediante una capacidad golpista financiera muy alta impuso a Cavallo y Roque Fernández controlando todo el gobierno. Dice Mariano Grondona: Pero esta contraofensiva social de la oposición sobre el Gobierno, ¿no es en realidad demagógica? El costo de la clase pasiva aumenta en todo el mundo debido a un hecho en sí positivo: la longevidad de la población. (…) A través del proyecto jubilatorio, la oposición está al borde de lograr lo que hasta ayer parecía imposible: poner contra las cuerdas a un gobierno que se autoproclama popular Walter Formento: El gobierno nacional va a tener que recoger el guante falsamente distribucionista que le arroja el opositor frente financiero agroexportador, que plantea una distribución para que explote todo, y así poder volver a 1996-2001 con un 23% de participación en la riqueza para los trabajadores, 43% de desocupados y subocupados y 300 mil empresas cerradas. Cuando hoy hay 38% de participación, 14% de desocupados y subocupados y empresas abriéndose. El guante lo va tener que recoger profundizando la distribución económica que se plantea pero sacando los recursos que los grandes capitalistas financieros obtienen en su control monopólico de negocios financieros, puertos, empresas de exportación controladas, multimedios, petroleras, transporte fluvial y marítimo, etc. En lo político, profundizando la apertura de espacios de participación militante en el debate y la organización, y en lo cultural ideológico profundizando los espacios de creación y circulación de las ideas nacionales, populares, latinoamericanistas, federales e industrialistas. Todas estas ideas situadas desde el Trabajo y los Trabajadores, obreros, técnicos y profesionales; ocupados y desocupados, en blanco y en negro, activos o jubilados. Walter Formento: En síntesis, el Frente Financiero Global construye las condiciones de la conducción en base a estos ejes: 1- La desfinanciación del gobierno nacional vía planteos de aumentos de ingresos a los trabajadores jubilados, a los trabajadores en blanco y a los hijos de trabajadores en negro y desocupados. Si el gobierno no aumenta los ingresos se deslegitima ante su base social y pierde las banderas del compromiso con la justicia social. 2- El eje de la pobreza con su contracara de corrupción y clientelismo. 3- El de la pérdida de la iniciativa asociado a locura, la crispación y la soberbia de los Kirchner. [1] Autor Walter Formento, Director del CIEPE. El autor retoma el Artículo de Mariano Grondona. En Diario La Nación. Domingo 4 de julio de 2010., en sus párrafos centrales y hace un desarrollo propio que se aclara en cada caso con las letras WF, así como los párrafos MG corresponden Grondona.

Octavio Getino habla sobre la Ley de medios

SOY LA MIERDA OFICIALISTA

ULTIMOS COMENTARIOS