Bienvenidos al blog

Su opinión nos importa mucho

¡Gracias por visitarnos!

sábado, 15 de noviembre de 2008

Escupiendo al cielo




Eso fue lo que hicieron los chacareros , cuando tuvieron la soja a casi 600 dolares la tonelada , pero no vendieron , siguiendo las directivas de la Mesa de Enlace , para lograr el lockout , mas formidable de la historia argentina ,desabasteciendo al pueblo e inflacionando los precios de los
productos .
Pero , lo mas lindo del caso , que recien ahora sale a la luz , es que le
intentaron endilgar al gobierno la fenomenal perdida que sufrieron , ya que cuando salio la 125 y ellos se decidieron a vender , la soja estaba a
330 dolares aprox. Castigo divino o casualidad !!!!!!
Que fenomeno de nabos que son ; con el argumento de que , si ellos vendian
favorecian al gobierno .
Es decir , yo tengo en mis manos ( en ese momento , con la soja a 600 dolares) un negocio fenomenal , pero estoy peleado con mi socio que tiene el 40 % del negocio , entonces , para perjudicarlo a el , dejo de hacer el
negocio , pero no me doy cuenta , que yo que tengo el 60% , voy a salir ,en comparacion , mas perjudicado que el . Y luego , se lo achaco a el , de que yo no haya querido hacerlo . Unos mostruos de las financias . Que descomunal poder de analisis !!!!! Habran creido , que iva a seguir subiendo indefinidamente el precio del comoditi ???????
Por suerte , Echegaray , el titular del Oncca , pone blanco sobre negro ,
para aclarar la situacion , desenmascarar a los boludos , que escupieron
al cielo ( perdiendose un formidable negocio) , porque se les nublo la razon y el odio irracional e incomprensible hacia un gobierno medianamente popular , le cego por completo el horizonte . Prefirieron perjudicarse , para intentar perjudicar al gobierno , en lugar de aplicar , el sentido comun , de beneficiarse e intentar beneficiar al otro . Siempre la mesquindad y el egoismo , primero .






Nota Clarin


PRIMER NIVEL
De culpables y responsables







El titular de la ONCCA realiza un análisis de la crisis alimentaria mundial y los problemas generados durante el conflicto por la Resolución 125. Además, sostiene que el Gobierno trabaja en la construcción de un futuro mejor para transformar a la Argentina en un país exportador agroindustrial y alimentario seguro y confiable.





Ricardo Daniel Echegaray. Presidente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA)






La Real Academia Española define crisis como "cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente".

Su segunda acepción es "mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales".

Asumí la gestión de la ONCCA desatada la crisis alimentaria mundial, que se profundizó tras el pinchazo de la burbuja especulativa en los precios de los commodities.

Diversos analistas hablan de la "tormenta perfecta" del sector agroalimentario internacional que incluye el aumento de la demanda de los alimentos, la occidentalización de la dieta de millones de orientales, problemas agroclimáticos en varios países productores y el precio del crudo.

Nuestro país sumó un elemento que hoy es causa del enojo de los productores. Los dirigentes de la "Mesa de Enlace", en el momento en que los granos alcanzaban precios pico en todas las pizarras, llamaban a sus representados a no vender, a sumarse al lockout agropecuario y cortar rutas, interrumpiendo las cadenas comerciales.

Este hecho es el que complica a las entidades.

Necesitan justificar ante sus bases el problema que les causaron y cargar al Gobierno la rabia de quienes mantienen grano acopiado, que hoy vale casi la mitad.

Las entidades, además de convencer a sus asociados de no comercializar granos, prohibían las ventas, según evidencian las palabras de la "Mesa de Enlace" del 8 de mayo: "No dejaremos pasar nada de grano, podrá haber algún problema puntual, pero los mismos productores van a dejar de mandar grano y no se va a exportar cereal".

Al día siguiente los medios reproducían las declaraciones de la dirigencia agropecuaria: "Si los productores pueden aguantar la cosecha, la recaudación oficial caerá estrepitosamente. A eso apunta esta respuesta del campo ante la dureza del Gobierno". Ese día, el precio FOB oficial para la soja era de 455 dólares por tonelada, para el maíz 214 dólares y de 360 dólares para la tonelada de trigo.

El 17 de junio, en medio de otro lock out agropecuario y mientras las entidades azuzaban a sus representados a no vender granos, el precio FOB de la soja se ubicaba en 548 dólares la tonelada, el del maíz ascendía a 270 dólares y el del trigo se ubicaba en 365 dólares.

En tiempos de crisis, el Gobierno actuó en consonancia y ordenó a la Oficina encargada del control comercial perfeccionar su trabajo.

El criterio fue claro: no se puede trabajar con estimaciones cuando lo que está en juego es el abastecimiento alimentario de los argentinos.

Por ello se pidió a los productores declarar sus cosechas, con el objeto de transparentar la producción y autorizar exportaciones confiables. Nuevamente la dirigencia agropecuaria fue en sentido contrario y prefirió defender el trabajo en negro perdiendo cuatro meses de buenos precios. Las consecuencias están a la vista: la ONCCA autorizó un remanente exportable mayor cuando se declaró el grano, demostrando que teníamos razón y el grano estaba bajo la "alfombra".

Los dirigentes parecen no aprender de sus errores. Al llamado de no vender ni participar de la transparencia de la producción -que aumentaría el remanente exporta-ble-, hace unos días declararon que la Argentina "es un país de origen poco fiable".

Decirlo beneficia sólo a quienes especulan con el precio de los granos y no a sus representados. La irresponsabilidad demostrada ya produjo consecuencias nefastas para los productores y para toda la cadena comercial agropecuaria, que insisten en repetir.

Señalar, por ejemplo, que enviarán dos mil vacas lecheras a faena es un acto irreflexivo y un sabotaje a la producción nacional intentando aniquilar la base productiva del país.

Los tiempos de crisis son una oportunidad para quienes saben aprovecharlos.

Ahora que las aguas se aquietan, descubrimos que la Argentina ganó y es momento de construir sobre ello.

Ganamos en seguridad agroalimentaria, al sentar las bases de una matriz desarrollada en conjunto con productores, industriales y demás actores del campo.

Ganamos en la formalización de un sector que se mantenía muy lejos de los estándares impositivos del resto del país. No era justo autorizar registros de exportación a quienes mantenían deudas con AFIP, con sus trabajadores, que acopiaban granos en silo bolsa y después los vendían en circuitos informales. Parte de ese juego elusivo determinó la denuncia que la ONCCA realizó respecto de las Cartas de Porte y que nos obligó a estudiar el regreso de dicho control a manos del Estado.

La Oficina está dedicada a transparentar el comercio agropecuario y el movimiento de granos, carnes y lácteos en el país.

Por ello, la ONCCA está perfeccionando el acceso y los datos disponibles para que todos los actores del mercado puedan tomar decisiones con información cierta en materia productiva.

Afirmar -como lo hacen algunos dirigentes- que las mejoras al modelo estadístico y de control son manipulación de la información es una lectura política malintencionada, que se contradice con los hechos.

En 2009, la ONCCA implementará un Observatorio Internacional de Mercados que aportará datos de lo que ocurre en las cadenas involucradas en el quehacer agroalimentario. El objetivo es entregarle al productor información analizada y con la suficiente antelación como para que la toma de decisiones no se vea distorsionada por especuladores u oligopolios. Argentina está dejando atrás un modelo primario y aprovecha estos tiempos para relanzar su historia como potencia agroalimentaria.

La ONCCA es un pilar de la política agropecuaria del Gobierno, que comunica todos los días y de todas las formas posibles su gestión.

La toma de decisiones macroeconómicas que corresponden a instancias superiores a la ONCCA, requieren de nuestro aporte en el ámbito que nos compete.

Parte de esa política es agregar valor a las toneladas que salen de los puertos argentinos. Es deseable exportar productos derivados de las materias primas.

En este sentido, el año 2009 traerá nuevos mecanismos que permitirán priorizar las operaciones de exportación a largo plazo y de crecimiento sostenido.

Queremos avanzar en la construcción de un futuro mejor y transformar a la Argentina en un país exportador agroindustrial y alimentario seguro y confiable.

No hay comentarios.:

Octavio Getino habla sobre la Ley de medios

SOY LA MIERDA OFICIALISTA

ULTIMOS COMENTARIOS